Exclusivo Suscriptores

Hospitales de Río Negro en emergencia: sin insumos ni cirugías, miles de pacientes a la deriva

No hay medicación, no hay turnos, ni cirugías programadas y falta personal: el difícil panorama en cinco hospitales zonales. Las deficiencias de Salud golpean a miles de usuarios, postergados. “La situación ya no se puede tapar más”, dicen desde Asspur.

Todo lo que “no hay” es lo que prima por estos días en los pasillos de los hospitales, salitas barriales y centros de salud públicos de Río Negro. Las deficiencias del sistema sanitario están expuestas en Río Negro y son los propios trabajadores los que la hacen visible, en medio de una demanda social que crece cada día más.

Hace casi dos años se cerró el capítulo de la “Emergencia Sanitaria por Covid-19”, pero hoy no hay indicios de que eso sea parte de la historia. En los principales hospitales de Río Negro la emergencia sigue y se acentúa porque falta medicación para pacientes crónicos y oncológicos, faltan insumos, no se programan cirugías y no hay turnos en varias especialidades.

Dentro de ese combo de carencias, lo más preocupante es que escasea el recurso humano y quienes están en actividad se sienten “desbordados”.

No hay explicación ni fundamentos oficiales de porqué, solo sucede y se comunica a la población mediante carteles informativos caseros que confeccionan los propios trabajadores, imposibilitados de dar respuestas a los usuarios. Oficialmente, predomina el silencio. Diario RIO NEGRO consultó a autoridades del Ministerio de Salud sobre esta situación, pero no hubo respuestas concretas hasta el momento.

“Faltan insumos, no hay reactivos en el laboratorio, no hay medicación para pacientes crónicos; pacientes con hipertensión o pacientes con diabetes o cualquier otra patología crónica. Se le va entregando de a dos a tres pastillas para que puedan volver dentro de tres días a ver si llegó algo más”, contó Patricia Baeza, delegada de Asspur en el Hospital López Lima de Roca.

“Ya es una situación que no se puede tapar más”, aseguró la trabajadora social desde uno de los hospitales cabecera de la provincia ante RIO NEGRO RADIO.

Según un relevamiento de este medio, la medicación falta en todos los servicios y localidades y esto hace que más de una vez no se puedan responder ni siquiera las urgencias, menos iniciar nuevos tratamientos y sostener los crónicos; como los oncológicos, neurológicos y de salud mental.

Sin atención a tiempo y adecuada, miles de personas quedan a la deriva. Es el caso de más de un centenar de niños con autismo y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) quienes hoy no cuentan con sus terapias en Roca y sus madres luchan por conseguirlas.

La situación es dramática en el hospital Artémides Zatti. Foto: Marcelo Ochoa

Es el caso de pacientes de Traumatología, quienes al no poder concretar cirugías terminan con secuelas por la demora. “Los inconvenientes son significativos considerando que muchos presentan fracturas de varias semanas e incluso meses de evolución. Entre ellos se detecta consolidación defectuosa, rigideces articulares, pérdida de la funcionalidad del miembro difícil de recuperar en su plenitud e imposibilidad de varios meses para realizar actividades”, graficaron especialistas del servicio del López Lima. Sumado a esto, también se registran demoras en la provisión de prótesis.

“En cirugías tenemos una demora de mes y medio como mínimo, 29 procedimientos que vamos a tener que ir programando en las próximas semanas; más los que se van a ir sumando”, explicó el especialista.

En Ginecología, un servicio clave por los nacimientos y la demanda masiva, hay problemas. “No hay personal médico. Hay licencias por estrés y licencias anuales que deben tomarse (…) Hay guardias imposibles de cubrir”, relató una médica del sector. No hay atención en consultorio y no hay cirugías ginecológicas programadas. Los días que no hay especialista de guardia no se reciben derivaciones. El servicio de obstetricia de “máxima categoría” hoy está sostenido por tres ginecólogos.

La demanda en los hospitales aumenta por la crisis económica y social. Aseguran que la población no puede afrontar una prepaga o pagar un plus en el ámbito privado. Desde Viedma, explicaron que también se registra un alza en la cantidad de partos en el último tiempo, por el costo adicional requerido por las clínicas privadas incluso para afiliadas de obras sociales.

La situación relatada por los trabajadores hace que hoy se dificulte garantizar incluso las urgencias, por la falta de insumos básicos. La última variable de ajuste, las urgencias, también están en la cuerda floja.

¿Qué respuestas le ofreces a la comunidad cuando no tenés nada, no tenés meditación básica, no tenés insumos básicos? (…) Es muy difícil estar al frente de la atención de salud”

Patricia Baeza, trabajadora de Servicio Social del Hospital López Lima de Roca y delegada de Asspur

Porqué no hay cirugías


Desde el 7 de agosto la Asociación de Anestesiología de Río Negro (ARAAR) está con medidas de fuerza por el atraso en el pago de honorarios por parte del Ministerio de Salud. Solo está habilitado un quirófano en Roca, restringiendo las cirugías hace cuatro semanas y retrasando los turnos de los pacientes que deben operarse de toda la provincia.

“Solo se realizarán cirugías de urgencia y emergencia hasta tanto se reestrablezca el funcionamiento del servicio de Anestesiología y la provisión normal de recursos quirúrgicos”, reza una nota elevada por la jefatura del servicio de Cirugía a la dirección del hospital de Roca.

Solo hay un anestesiólogo disponible por día para todos los servicios quirúrgicos por una medida de fuerza de ese sector. A esto se le suma la “provisión irregular de insumos y recursos quirúrgicos”. Por eso, se ven obligados a suspender la actividad de cirugías programadas y los turnos ambulatorios programados. Solo se contemplan los casos postoperatorios y oncológicos.

“Ante la falta de recursos humanos y/o quirúrgicos en situaciones de urgencia y emergencia, se solicitará la derivación inmediata del paciente a otras instituciones a los fines de salvaguardar la vida de los pacientes”, sentenciaron.

Delegados hospitalarios de UPCN Regina, aseguraron que no se programan cirugías desde hace dos meses y aún así hay dificultades para garantizar las intervenciones de urgencia. «Falta medicación básica para sedación, guantes, ambos, jeringas”, explicaron.


“Éxodo” en Bariloche


Un problema que preocupa en el hospital Ramón Carrillo de Bariloche es el éxodo de profesionales y la falta de ingresos en la residencia de Cirugía, que no tuvo postulantes; sumado a la situación coyuntural del servicio. “En la residencia están los profesionales que están por terminar y hay cirujanos que se van a jubilar. Se vienen dando bajas y Salud no repone las vacantes”, dijo Alicia Santibañez, secretaria general de Asspur.

A su vez, la falta de profesionales en hospitales de la región Sur hace que médicos de Bariloche deban viajar a cubrir las guardias a Pilcaniyeu, Jacobacci y otras localidades.


Filas y «coleros» en Cipolletti


En el hospital Pedro Moguillanski de Cipolletti, los servicios más demandados y con menos turnos son Oftalmología, Pediatría, Odontología y Diagnóstico por Imágenes.

Cecilia Chavero, referente de Asspurr, contó que hay filas a la noche para sacar turnos. “No hay relación entre la cantidad de turnos que se dan y la demanda que existe”, explicó. Muchos pacientes quedan a la espera de atención médica. Frente a esta problemática, algunos usuarios recurren a los “coleros” para sacar turnos y hacer fila en el hospital.


“Vaciamiento” en Viedma


Desde la capital provincial, el hospital Artémides Zatti tiene falencias en la falta de personal y de medicamentos. Marisa Albano, miembro de Asspur, comentó que desde el Departamento de Enfermería formalizaron “un acta” en la cual se deslindan de responsabilidad ante la situación.

“Los turnos de guardias se cubren con dos enfermeras, con 20 a 32 pacientes, cuando lo recomendable son seis, mínimo”

Marisa Albano, delegada de Asspur Hospital Zatti de Viedma

Para Albano, el cuadro hospitalario es “tremendo” y habla “de vaciamiento”, como también, del “riesgo” para la comunidad y los trabajadores.

El 50% no cobra bono: una pila de reclamos gremiales


Además de la situación dramática para los usuarios, los trabajadores de salud comenzaron a movilizarse luego de que el 53% de la planta quedara fuera del pago del bono compensatorio por la devaluación (60.000 pesos en dos cuotas) por tener salarios iguales o superiores a 400.000 pesos, considerando el pago de horas extras y guardias. Mayoritariamente se trata del personal englobado en las Leyes 1904 y 1844.

En el hospital de la capital rionegrina hay falta de personal y medicamentos. Foto: Marcelo Ochoa

ATE lanzó medidas de fuerza para el martes próximo por “salarios dignos y eliminación del tope para la suma fija”. Piden que el bono sea universal y alcance a todos los trabajadores, no sólo a los que ganan hasta $400.000. Desde el jueves pasado se llevan adelante asambleas por servicio.

“La mayoría de los trabajadores que cobran más de 400.000 pesos lo hacen con un esfuerzo extraordinario de horas extras y guardias ante la carencia de personal y los servicios deficientes de la salud pública rionegrina

Rodrigo Vicente, secretario general de ATE Río Negro

En Roca, ayer viernes se reunió el Congreso Provincial de Asspur con delegados de 20 hospitales y varios reclamos en torno a salarios y condiciones laborales.

En Regina, trabajadores nucleados en UPCN enumeraron una por una todas las falencias que se registran en los distintos servicios y se declararon en estado de movilización y alerta permanente.

Presupuesto

5.400.000
pesos es el presupuesto del hospital de Regina; pero se necesitarían 20.000.000 para funcionar, según UPCN.


Comentarios