Vecinos de un barrio al oeste de Bariloche en alerta por constantes balaceras

Denuncian robos, enfrentamientos entre vecinos y disparos a cualquier hora del día. En la última semana, dos patrulleros fueron apedreados y un efectivo policial resultó herido. Insisten en que se trata de un problema social y no de seguridad.

Robos, enfrentamientos entre grupos y balaceras a cualquier hora del día se reiteran en el barrio Virgen Misionera, al oeste de Bariloche, en los últimos dos meses. «Es posible que esto termine en una tragedia. No hay horario: cuatro, cinco de la tarde o diez de la noche. En cualquier momento, vamos a terminar con una persona muerta por culpa de estos inadaptados», resumió María Pino, tesorera de la junta vecinal.

«Son siempre los mismos grupos -aclaró-. Hay balaceras a las cuatro de la tarde cuando los chicos salen de la escuela. Días atrás, el club deportivo Arco Iris tuvo que suspender las clases. La policía concurre pero se encuentra con que son menores y no pueden detenerlos«.

El último incidente ocurrió el domingo por la noche cuando un joven intentó comprar en una despensa de la calle Jaime Dávalos. Ante la negativa del comerciante para fiarle, lo amenazó con un arma de fuego. Minutos después, amigos y familiares del joven apedrearon el negocio y a dos patrulleros. Un policía resultó herido. Un hecho similar había ocurrido la semana anterior.

Ante el último suceso, la fiscal Silvia Paolini solicitó la presencia del Coer en el lugar y pidió la intervención del Senaf ya que se trata de menores de edad. «Hablamos de personas que ya tienen varias causas por robos. Del Senaf aseguraron que están trabajando», dijo la fiscal.

Días atrás, dos jóvenes balearon una casa y el dueño de la vivienda resultó lesionado. Los agresores escapan en una moto, pero al caerse del rodado lo dejaron abandonado. Fue prendido fuego.

Los vecinos insisten en que no se trata de un problema de seguridad sino de un problema social.

Pino refirió que más de 800 personas residen en el barrio Virgen Misionera. «Se los llevan un par de horas (sobre los protagonistas de los incidentes), pero los largan a las pocas horas y al otro día, vuelven las agresiones. Hace 20 años que vivo en el barrio y es la primera vez que siento miedo de entrar a mi barrio a las 11 de la noche«, señaló la mujer y agregó: «En algún momento, van a quedar nenes en medio de las balaceras. Te levantás pensando qué va a pasar hoy. Si la policía no puede hacer nada, que entre la Gendarmería».

Este diario intentó comunicarse con el jefe de la Comisaría 27, Cristian Cortéz, pero no atendió los llamados.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora