Solá envía más fondos y refuerzos a comisarías

Unos 2.000 policías retirados custodiarán a los presos y habrá más patrullajes.



La Bonaerense recibirá refuerzos para controlar a los presos y habrá más operativos diarios.
En el marco de la crisis provocada por la inseguridad, el gobierno bonaerense resolvió ayer convocar a al menos dos mil policías retirados para que custodien a los presos alojados en comisarías, mientras dispuso aumentar en un 50% los presupuestos de las “cajas chicas” de las seccionales para garantizar los 700 operativos diarios en el conurbano que permitan amedrentar a los delincuentes.

Las decisiones del gobernador Felipe Solá y del ministro de Seguridad bonaerense, Juan Pablo Cafiero, están en sintonía con la intención de lograr bajar la ola de inseguridad a través de la presencia policial en las calles, para que la gente vuelva “a confiar” en la fuerza de seguridad.

No obstante, la idea del “complot” sigue persiguiendo a los funcionarios bonaerenses, ya que hoy el subsecretario de Planificación y Logística de Seguridad de la provincia, Marcelo Saín, acusó a sectores políticos de “la derecha” de impulsar el “caos” y la inseguridad en el país, con objetivos “autoritarios”.

Además, Saín relacionó la ola delictiva en la provincia de Buenos Aires con el narcotráfico y reclamó a los gobiernos nacional y provincial que impulsen una política conjunta para combatir ese delito en todo el país, al que definió como una de las principales causas del aumento de la delincuencia en territorio bonaerense. Con vistas a frenar esa situación, el Gobierno bonaerense tomó ayer dos medidas simultáneas que buscan mejorar el trabajo que los uniformados realizan en cada distrito.

Según indicaron voceros de la cartera, el ministro Cafiero dispuso ayer incrementar en un 50 por ciento los montos presupuestados para las cajas chicas de comisarías tendiente a garantizar patrullajes, como así también los 700 operativos diarios que se realizan en el conurbano de la bonaerense.

Es que en muchas comisarías ni siquiera había dinero para pagar las nafta de los patrulleros que debían custodiar la zona, según habían denunciado varios policías. Pero además el gobernador Solá anunció hoy que serán incorporados entre dos mil y tres mil suboficiales retirados de la policía provincial para vigilar presos en comisarías.

“De esta manera se podrá disponer de más efectivos en la calle para la prevención y represión de los delincuentes”, indicó Solá, durante la asunción de los nuevos ministros de su administración.

La semana pasada el Gobierno provincial fracasó en un intento con el Ministerio de Justicia y Seguridad nacional para enviar unos dos mil presos alojados en comisarías a distintas cárceles, ya que el Servicio Penitenciario Federal advirtió que no existía la infraestructura para recibirlos.

Por eso, ayer, en un breve contacto con los periodistas, Solá admitió que esa posibilidad “está cerrada como culo de muñeca”.

Jornada por “no violencia”

Distintas entidades de la actividad comercial y de consumidores expresaron ayer su adhesión a la jornada interreligiosa convocada para el viernes “Por la Paz” y en favor de la no violencia.

La adhesión de las entidades se decidió al cabo de un encuentro mantenido en la sede de la Cámara de Actividades Mercantiles Empresarias (CAME) en esta capital durante el cual se ratificó la convocatoria para realizar un acto de protesta contra la inseguridad para el próximo martes a las 20 con “banderazos”, “cacerolazos” y “bocinazos”.

“El robo, el saqueo, el cuatrerismo, la violencia, los secuestros, impiden que hombres y mujeres de trabajo puedan transitar, ya sea en las ciudades, caminos o los campos. El miedo paraliza a la sociedad toda. Esto produce daños a todo nivel. Es necesario hacer algo para salir del miedo”, indicó la CAME en un comunicado en el que se pidió que los partidos políticos se abstengan de participar. (DYN y Télam)

Estudian endurecer penas

Con el objetivo de combatir la ola de secuestros que se multiplicaron en las últimas semanas, el presidente Eduardo Duhalde designó ayer a León Arslanián para que presida una comisión de especialistas que elaborará una serie de reformas en la legislación a fin de endurecer las penas en este tipo de delitos.

Duhalde y Arslanián se reunieron ayer para terminar de cerrar los detalles de funcionamiento de la comisión que estará bajo la órbita del Ministerio de Justicia y Seguridad, encabezado por Juan José Alvarez.

De esta manera, Duhalde pretende “ponerse al frente de las iniciativas” para combatir la inseguridad, señaló el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof. Arslanián ya trabajó junto con Duhalde en el área de acción contra el delito, ya que encabezó el Ministerio de Seguridad y Justicia durante su gestión al frente de la Gobernación Bonaerense. En ese marco, el ministro Alvarez mantuvo una reunión con los jefes de todas las fuerzas de seguridad a fin de hacer una “primera evaluación” de los operativos conjuntos desplegados para luchar contra el delito. (DYN)


Comentarios


Solá envía más fondos y refuerzos a comisarías