Soy Basilio Svampa



Allen

En 1937 compré una porción de tierra en Allen, que se transformó en una hermosa chacra con producción frutícola por más de 50 años. Construí mi casa y formé una familia, 7 hijos, 24 nietos. Con el advenimiento de nuevos gobiernos y políticas económicas, la explotación hidrocarburífera invadió la región. El avasallamiento de YPF para explotar estas tierras fue implacable.


En el 2011 se asentaron en forma irregular en mi chacra, siendo exterminada la producción frutícola, apañados por gobiernos municipales, provinciales y nacionales. Hoy hay ocho pozos y siete instalaciones. Mi chacra fue dinamitada a 4000 metros de profundidad quebrando todo a su paso, contaminando suelo, agua y aire. Mi casa está quebrada, desarmada, inutilizable, producto de las vibraciones del proceso de extracción. Gracias legisladores, diputados, estado en general, que trabajaron arduamente en pos de sus intereses individuales.

No soy más propietario, soy superficiario, significa que todos mis derechos desaparecieron. Estoy arruinado, y junto conmigo mi familia; no tengo casa, ni chacra, ni producción, ni pago de la servidumbre que por ley corresponde. Estoy muerto. Mis hijos Eduardo, Jorge y Carlitos me acompañan. Papá, somos tus hijos Alfredo (86), Horacio (85), Hilda (81) y Nélida (76), estamos luchando, y junto a nosotros nuestras familias. Nos sentimos desamparados en el desconocimiento de nuestros derechos. El marco legal impuesto no evita el avance del poderío. Más aún el silencio es la cruel respuesta a semejante abuso. Nos invade el dolor y la angustia.
Exigimos el retiro de las instalaciones, remediación de la afectación ambiental, indemnización por servidumbre adeudada, ¡pago de la vivienda destruida!

Familia Svampa

Mariel Santarelli Svampa
Administradora Judicial
DNI 18.603.488


Temas

Fracking

Comentarios


Soy Basilio Svampa