Por qué las Apple Vision Pro provocan euforia pero también preocupación

Fueron lanzadas hace dos semanas y revolucionaron las redes sociales. Fusionan el contenido digital con el mundo físico. Las ventajas y desventajas del producto.

Las primeras imágenes que se viralizaron en redes sociales de las Apple Vision Pro tranquilamente podían ser confundidas con un capítulo de Black Mirror o, incluso, un episodio de Los Simpson.

El pasado 2 de febrero el mundo tecnológico se revolucionó con el nuevo lanzamiento de la “computadora espacial” que los usuarios llevan en su cabeza. Los lentes fusionan el contenido digital con el mundo físico y permiten a los usuarios mantenerse presentes y en contacto con otras personas.

Las gafas, según detalló Apple, presentan una interfaz completamente tridimensional operada por los “controles más naturales e intuitivos” que existen: los ojos, las manos y la voz de los usuarios.

Gracias a la incorporación de visionOS los lentes permiten a los usuarios interactuar con el contenido digital como si estuviera físicamente presente en su mismo espacio.

Estas nuevas gafas son consideradas el primer producto de “computación espacial” y permiten que el usuario tenga una “experiencia inmersiva”. Con tan solo gestos, se pueden grabar vídeos o mirar una película con una pantalla del tamaño del cine. También permite hacer videollamadas de trabajo o editar un entregable.

Quizás el dato más llamativo sea que – aún con las gafas puestas – el usuario puede ver todo su alrededor, a las personas con las que se está y los ojos son visibles para el resto.

Con el lanzamiento de este nuevo producto, las redes sociales no tardaron en llenarse de imágenes. Algunas de ellas expresando emoción y expectativa. Otras, preocupación y resistencia.

Las Apple Vision Pro son, indiscutiblemente, el producto del momento. El dispositivo de Apple se encuentra en el centro del debate por su precio, su innovadora interfaz y por el enorme potencial de uso que se abre.

“Así como la Mac nos mostró el camino de la computación personal y el iPhone nos sumergió en la computación móvil, Apple Vision Pro nos abre las puertas de la computación espacial”, había expresado Tim Cook, CEO de Apple.

El propio Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, compartió su opinión respecto al uso de las Vision Pro. Sin embargo, como era de esperar, consideró que las Meta Quest 3 de su compañía son un mejor producto.

Por su parte el CEO de OpenAI, Sam Altman, respaldó el lanzamiento de las gafas con un elogioso tuit. “Es la segunda tecnología más impresionante, después del iPhone”. La referencia es a otra presentación de Apple, que en 2007 inauguró la categoría de los teléfonos inteligentes.

Por último Elon Musk, responsable de la red social X, admitió haber probado el Vision Pro pero lo curioso fue que no le impresionó demasiado. Comentó que los lentes de realidad mixta de Apple no lo impresionaron demasiado, quizás por las expectativas previas generadas. Dijo que la tecnología es prometedora pero que la experiencia, por ahora, no es tan innovadora como se esperaba.

“Una cuestión urgente es si la gente puede disfrutar de la realidad de la finitud después de bajar del subidón de la falsa infinitud”, consideró Jaron Lanier, periodista e informático de The New Yorker. “¿Puede bastar con ser meramente humano? ¿Puede apreciarse suficientemente el milagro cotidiano del mundo real? ¿O el futuro de la cultura sólo será viral?”, se consultó.

Apple Vision Pro: los arrepentidos


Las gafas que cuestan 3500 dólares ya tuvieron a sus primeros arrepentidos. Es que dentro de los 14 días posteriores a la compra, se pueden devolver. Malestares físicos luego de poco tiempo de uso fueron las principales críticas al producto.

Una personalidad conocida que devolverá el Vision Pro es Quinn Nelson, el famoso youtuber. Cree que el ordenador espacial de Apple no es óptimo para trabajar: tras días de prueba, se dio cuenta de que prefiere su Mac para realizar sus tareas.

Otra de las razones por la que los usuarios están devolviendo su Apple Vision Pro también es el precio: 3500 dólares no es una compra habitual y, para algunos, se puede encontrar una experiencia similar por mucho menos dinero.

Hay que tener en cuenta que Apple tiene una política de devoluciones muy generosa de 14 días; esa es otra de las razones por las que en los últimos días se ven tantos “arrepentidos”.

“Qué día tan fastidioso. No puedo creerlo, pero devolví mis Vision Pro. Es demasiado incómodo de usar y me cansa la vista”, escribió en la red social Threads Paker Otolani periodista que integra la especializada revista de tecnología The Verge. “Es claramente el futuro y funciona como magia. Pero las consecuencias físicas simplemente no valen la pena para mí en este momento. Volveré para el próximo, suponiendo que solucionen estos problemas”, reveló.

Al parecer las experiencias inmersivas están logradas y con el producto mejorado quizás se esté ante el fenómeno que en su momento provocó el smartphone.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios