Temporada a ultramar está definida

Grave: el período enero-mayo de esta temporada fue, en volumen, el peor de los últimos 17 años.



1
#

2
#

cierre de estadísticas de mayo

Las exportaciones regionales de frutas y hortalizas que partieron rumbo a los mercados de ultramar en los primeros cinco meses del año alcanzaron las 261.698 toneladas. La cifra da cuenta de una caída del 33% en relación con los embarques consolidados para la misma fecha del año anterior. A esta altura de la temporada existen pocas expectativas de que estos números cambien ya que la mayor parte de la fruta con destino a Europa y Estados Unidos está en esos mercados. El cierre enero-mayo de esta temporada muestra el nivel más bajo de embarques de los últimos 17 años. Así lo refleja un reciente informe realizado por la terminal portuaria Patagonia Norte en el que se explica que el 99% del volumen mencionado corresponde a embarques de pomáceas. En lo que respecta al comercio de peras, las estadísticas confirman que las exportaciones llegaron a las 189.300 toneladas, volumen un 29% inferior al del año anterior. Por su parte, en el período en análisis las manzanas experimentaron un desplome del 39%. Estos datos corresponden a la salida de fruta regional por los puertos de San Antonio, en Río Negro, y el multimodal de Bahía Blanca. No se computan los contenedores que partieron desde el puerto de Buenos Aires. Cabe recordar que ambas terminales (San Antonio y Bahía Blanca) concentran el 85% del total de las exportaciones regionales hacia los distintos mercados de ultramar, por lo que las estadísticas presentadas son más que representativas de las tendencias que muestra la región en materia de comercio frutícola. Destinos El mercado ruso importó en los primeros cinco meses del año algo más de 98.000 toneladas de fruta, cifra que muestra una caída del 27% en comparación con el mismo período del año anterior y muy lejos está de las 150.000 toneladas que había comprado en el período enero-mayo del 2005. Las peras mostraron un comportamiento regular en este mercado en la presente temporada, con una caída del 15% en relación con el año anterior. Las manzanas, por su parte, experimentaron un desplome importante. Las estadísticas privadas señalan que al 30 de mayo los importadores rusos habían adquirido algo más de 20.500 toneladas. La cifra refleja una caída del 51% respecto del año pasado y del 70% en relación con la temporada 2005. La evolución de la especie en el mercado ruso es, sin dudas, uno de los tantos aspectos que evidencian la decadencia que viene sufriendo la fruticultura del Valle en los últimos años. Es que, contrariamente a lo que se podría pensar, las importaciones rusas de manzanas desde todos los orígenes crecieron más del 30% en el período 2005-2012 . Es decir que la Argentina no sólo cedió mercado en términos absolutos sino que también lo hizo en forma relativa. Sin dudas, el peor de los dos mundos. Los espacios que dejó la oferta del Valle fueron ocupados por las exportaciones de Chile, Europa y, en menor medida, Nueva Zelanda. El segundo destino de importancia para la producción del Valle fue Holanda, con compras por más de 43.400 toneladas de frutas. Aquí también se observa una retracción en las compras ya que para la misma fecha del año pasado este país había importado algo más de 83.000 toneladas desde el Valle de Río Negro y Neuquén. Como tercer destino terminó Estados Unidos, con compras por algo más de 30.000 toneladas en los primeros cinco meses del año, mostrando una caída del orden del 17% en relación con la temporada pasada. (Redacción Central)


Comentarios


Temporada a ultramar está definida