Trabajos físicos y la mente puesta en el clásico

Boca trabajó en el complejo Pedro Pompillo y en los próximos días viajará a México para enfrentar a River.



FÚTBOL AFA

Boca Juniors cumplió esta tarde, en el complejo Pedro Pompilio, un nuevo entrenamiento que estuvo basado primero en trabajos físicos y después en ejercicios de definición.

A dos días del viaje a México para enfrentar el próximo sábado a River Plate, las dudas que se mantienen son dos: Pablo Ledesma, con pocas posibilidades de integrar la delegación y Federico Bravo, quien probablemente vaya, pero todavía no es seguro.

Ledesma, con una contractura cervical, sigue sin cumplir actividad en campo y hoy se retiró temprano, para complementar estudios, lo que lo deja casi descartado.

Bravo, con un traumatismo en el pie derecho, quien el lunes se había sumado al trabajo general en su mayor parte, pero sin participar de la práctica de fútbol en espacios reducidos, esta tarde trotó a un costado de la cancha principal.

La formación del equipo de Carlos Bianchi para el amistoso que cerrará su temporada sería la siguiente: Emanuel Tripodi; Hernán Grana, Daniel Díaz, Juan Forlín, Emanuel Insúa; Gonzalo Escalante, Andrés Cubas, Juan Manuel Sánchez Miño; Juan Román Riqueme; Luciano Acosta y Emmanuel Gigliotti.

El entrenamiento vespertino comenzó con movimientos dispuestos por el profesor Juan Manuel Alfano, en la cancha de césped sintético, del que tomaron parte Grana, Díaz, Claudio Pérez, Forlín, Insúa, Nahuel Zárate, Escalante, Sánchez Miño, Claudio Riaño y Gigliotti.

Mientras tanto, Riquelme, Acosta y Leandro Marín trabajaron en el gimnasio, al tiempo que los arqueros Tripodi, Sebastián D’Angelo y Manuel Vicentini desarrollaban tareas específicas del puesto.

Después todos se juntaron en campo principal para llevar a cabo primero un circuito de coordinación, circulación y definición, luego de lo cual se pasó a un ensayo de definición.

Con los tres arqueros turnándose, la pelota partía desde el medio a través de Cubas y Escalante, por la derecha se movían Marín y Grana, por la izquierda Zárate, Insúa y Sánchez Miño y por el medio llegaban Riquelme, Acosta, Gigliotti y Riaño.

Además de Bravo, continuaron entrenándose de manera diferenciada Joel Acosta y Cristian Erbes, quien ya estaba descartado al igual que Juan Manuel Martínez y Nicolás Colazo (con licencia por casamiento).

Boca volverá a entrenarse mañana por la mañana, el jueves lo hará por la tarde, Bianchi brindará una conferencia de prensa y por la noche tendrá lugar el viaje.

Tras el partido, según está programado, la delegación estará de regreso en el país el domingo a las 20.30, momento en que los jugadores comenzarán sus vacaciones para reintegrarse a los entrenamientos el 27 de junio.


Comentarios


Trabajos físicos y la mente puesta en el clásico