Tras la ventaja verde de los tarifazos

Una firma de Cipolletti apuesta a fomentar el uso de la energía solar como alternativa a la disparada de precios del servicio eléctrico. Los desarrollos se focalizan en empresas y zonas aisladas pero también a hacer una diferencia con la generación distribuida.



Para Agustín Romero en poco tiempo se exigirán mayores controles de calidad a los equipos.

Si bien hace más de un año que el gobierno nacional promulgó la Ley 27.424, conocida como de Generación Distribuida, su implementación todavía tiene un largo camino por recorrer. En primer lugar porque las urgencias económicas del país hacen que las prioridades estén puestas en otro lugar, y además porque las provincias tienen un grado de avance muy dispar en este tema.


La generación distribuida permite que aquel pequeño generador de energía a través de fuentes renovables pueda no solo consumirla sino inyectar a la red el excedente, percibiendo por ello una compensación económica.


Por ese motivo, cada vez más emprendedores prestan en la zona el servicio de venta y/o instalación de sistemas de energía renovable, siendo el fotovoltaico el más elegido para pequeños o medianos consumos.

En números

30
luminarias montará la empresa en el paraje Paso Aguerre. Con esos fondos la comuna pagará su propio consumo nocturno.
17 horas
de autonomía alcanza uno de sus desarrollos en el que se montaron 20 paneles.


Hace un año, en Cipolletti, Agustín Romero comenzó con 4 Elementos Patagonia, su emprendimiento de venta e instalación de equipos para la generación de energía solar. “Es un sector que viene creciendo y que tomó impulso sobre todo a partir de que las tarifas de electricidad aumentaron considerablemente”, explicó.


La empresa tiene dos sectores diferenciados: el domiciliario y el de instalaciones para industrias, sobre todo para la petrolera. Parece paradójico que en un yacimiento donde se extraen miles de litros de petróleo se use energía solar, pero es así.


Para una empresa de movimiento de arenas, 4 Elementos está diseñando un sistema que podrá generar 6 Kv con 20 paneles y un banco de baterías que puede dar una autonomía de hasta 17 horas. “Ellos tienen un generador a combustible pero no lo quieren tener prendido de día, porque sale caro y genera ruido que afecta a los trabajadores. Será un sistema mixto que con el generador a combustible permitirá cargar las baterías cuando no haya tanta radiación solar”, precisó Romero.


En Neuquén recientemente ganaron una licitación organizada por el Centro Pyme para iluminar una plaza pública en Paso Aguerre. Se instalarán 30 luminarias y los paneles irán en el techo de unos stands diseñados para la actuación de músicos. Es un sistema on grid, sin baterías. “La energía generada durante el día se inyectará a la red y con el pago la comisión de fomento solventará el gasto de iluminación por la noche”, detalló.


Será la segunda experiencia de este tipo en la provincia, ya que hace poco tiempo el EPEN hizo algo similar con la municipalidad de Centenario y un usuario particular de esa ciudad.


Romero reconoció que por el momento una instalación fotovoltaica grande del tipo que se hacen en las empresas es conveniente si la red pública no llega al lugar. “Con paneles alemanes e inversores de primera calidad hoy se tarda mucho en recuperar la inversión, pero en los casos donde hay que generar con combustible líquido es muy rentable”, señaló.

Cipolletti autorizó el primer usuario generador de energía limpia

Agustín Romero es licenciado en Economía graduado en la Universidad Nacional de Córdoba. “Siempre me interesó el tema energético, por eso hice luego una maestría en Economía Política Energético Ambiental”, explica este cipoleño de 36 años, que al mismo tiempo que trabaja en una distribuidora familiar gerencia 4 Elementos Patagonia.


Hace seis años había intentado lo mismo pero se dio cuenta de que con tarifas bajas de electricidad era muy difícil que alguien se volcara a las renovables. “Con un par de socios pusimos un restaurante, pero apenas se dieron las condiciones me fui y abrí esta empresa”, comentó.


Sobre la entrada en vigencia efectiva de la generación distribuida, Romero es optimista aunque reconoce que tiene sus dificultades. “En Río Negro hay muy buena voluntad de las autoridades de la secretaría de Energía pero con eso solo no alcanza. Por suerte hace 20 días se aprobó el primer usuario-generador (UGER) en Cipolletti y tenemos una instalación en el barrio El Manzanar ya presentada a Edersa y con buenas perspectivas para su aprobación”, señaló.


La ley dice que al generador se le pagará la energía inyectada a la red al mismo precio al que se vende al mercado minorista. “Hay cierta resistencia de las distribuidoras porque tienen que pagar a alguien que no hace el gasto de distribución, aunque hoy son tan pocos estos usuarios-generadores que económicamente no significan nada para estas empresas”, reconoció Romero.

Por Juan Pablo Grigioni


Comentarios


Tras la ventaja verde de los tarifazos