Ucrania aplastó a un Chile penoso



El ganador mostró una gran fuerza física y un estilo de juego veloz y muy práctico.

MENDOZA (DyN).- Con un juego sólido, exhibiendo una gran fuerza física y un fútbol práctico y veloz, el seleccionado de Ucrania le ganó ampliamente ayer por 4 a 2 a un deslucido Chile en el cotejo que cerró la jornada inaugural del Grupo “C” del Campeonato Mundial Sub 20, en el estadio “Malvinas Argentinas”.

La supremacía del equipo europeo quedó manifiesta desde los primeros minutos de juego con toques cortos y la pelota siempre a ras de piso, estrategia que desacomodó constantemente al equipo trasandino que pareció no salir de la fría siesta mendocina.

Pero los chilenos despertaron de golpe, fue a los 14 minutos, cuando llegó la apertura del marcador por intermedio de Byelik.

Chile intentó remontar la adversidad, de a ratos emparejó el juego en la zona media, pero le duró muy poco ya que después de la media hora llegó el segundo tanto ucraniano después de una desafortunada acción del defensa Luis Oyarzún.

Dos minutos más tarde llegó el descuento chileno por intermedio de Millar como para no quedar tan lejos en los guarismos, aunque en el juego iba perdiendo por muerte.

Esto se debió porque el mediocampo chileno nunca pudo contrarrestar el efectivo andar de los volantes ucranianos. Quienes además de tener un buen físico, tenían una gran destreza y potencia, dos atributos que les sirvieron para adueñarse de la zona media y desde allí dominar el partido a voluntad.

Tras el descanso, siguió siendo muy superior Ucrania que llegó a convertir dos goles más, a los 5 y 37, por intermedio de Byelik y Valeev, respectivamente, y cuando se jugaba el descuento el recién ingresado Sebastián Pardo anotó el segundo de Chile.

La “joyita” de la tarde la puso el goleador ucraniano, Olekcii Byelik con la conversión del tercer gol de su equipo cuando tras recibir un centro desde la izquierda metió una “chilenita” dentro del área rival que dejó parado al arquero trasandino.


Comentarios


Ucrania aplastó a un Chile penoso