Un apagón agravó la emergencia en Bariloche

Llegaron cuatro plantas móviles para la potabilización de agua.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB)- El crítico panorama que enfrenta esta ciudad desde el sábado por la caída de cenizas volcánicas se agravó a causa de la lluvia y de un apagón masivo que se inició en la madrugada de ayer y se extendió por más de 12 horas. La falta de servicio eléctrico también provocó cortes de agua en algunos barrios y afectó severamente al comercio y a la actividad bancaria. El municipio debió suspender la remoción de cenizas en las calles y espacios públicos y se concentró en el reparto de víveres a través de las juntas vecinales y anunció que hoy continuará la suspensión de clases y habrá asueto administrativo en los niveles municipal y provincial. Pasada la medianoche del lunes las cenizas en suspensión mezcladas con la lluvia provocaron la precipitación de una sustancia barrosa que cubrió los conductores eléctricos y provocó el colapso del servicio. El presidente de la CEB, Omar Goye, explicó que las arenas volcánicas son conductoras de electricidad y causaron una y otra vez cortocircuitos en la línea de transporte que llega desde Pilcaniyeu y también en los ductos de media tensión en la zona urbana, lo cual dificultó la provisión eléctrica mediante la reserva fría. Desde las primeras horas de ayer la prioridad estuvo en garantizar la electricidad para el hospital, los sanatorios y la toma de agua de la empresa ARSA. Con ayuda de los bomberos los operarios del servicio eléctrico consiguieron lavar las aislaciones de la estación transformadora La Paloma y recién pasadas las 12.30 quedó restablecido el suministro en ese punto, que es responsabilidad de Edersa. La provisión eléctrica se normalizó parcialmente por sectores y a las 18 todavía había barrios sin luz en el Alto de la ciudad, en la zona Este y en Llao Llao. Recién a esa hora la CEB pudo energizar la estación transformadora Ñireco y comenzó a dar luz a los usuarios que todavía no tenían. La distribuidora aclaró no obstante que la regularidad del servicio quedará sujeto a la situación climática. Según explicó Claudio Campo, responsable técnico de la CEB, la ceniza volcánica complica a todo el sistema y neutraliza los aisladores porque contiene 9,6% de aluminio, 1,3% de hierro y una alta proporción de sales, “de modo que el 20% de sus componentes son conductores de la electricidad”. El intendente Marcelo Cascón confirmó que llegaron a Bariloche los siete camiones con ayuda enviada por el gobierno nacional, que incluyó alimentos, colchones y cuatro plantas móviles para la potabilización de agua. Dijo también que había encomendado a la oficina municipal de Defensa del Consumidor una campaña de control y sanción sobre los negocios sospechados de inflar los precios del agua, los barbijos y otros insumos muy demandados. Calificó esa conducta comercial como “una especulación baja y deplorable”. Con participación directa de las juntas vecinales, el municipio también puso en marcha ayer un operativo de distribución de alimentos, que comenzó con los barrios del Alto y por la tarde se completaría con las partidas destinadas a Villa Llanquihue, Virgen Misionera, San Francisco I, II y III, Lera, barrio Inta y Lomas de Monteverde. La secretaria de Desarrollo Social, Norma Gómez, explicó que las cajas contienen leche, azúcar, arroz, mermelada, fideos, puré de tomate y dulce de batata, entre otros productos. La mayoría provienen del aporte realizado por la Nación, mientras que el arroz y el azúcar fue sumado por el municipio.

Imagen que dimensiona la situación del Nahuel Huapi. Donde están paradas las tres personas es la orilla natural de Playa Bonita y todo lo marrón que sigue, pura arena.

ERUPCIÓN DEL VOLCÁN PUYEHUE


Comentarios


Un apagón agravó la emergencia en Bariloche