Un final



Fabián Pacheco

DT Unión Alem Progresista.

El final fue terrible, tremendo, con una gran personalidad de los uruguayos.

Antes, hubo un partido en el que tanto Uruguay como Ghana mostraron un fútbol mezquino en la ofensiva. Plantaron dos líneas de cuatro y soltaron poco a sus jugadores para llegar al arco rival.

Los dos tuvieron sus momentos. Los “celestes” empezaron mejor, presionando en la mitad.

Después de la media hora, emparejó Ghana. Tuvo más control de la pelota, remató desde larga distancia y, por esa vía, llevó al gol.

En el complemento, Uruguay cambió su planteo táctico. No renunció a tener tres delanteros, pero hizo bajar un poco a Forlán y eso le permitió llegar con más gente.

Uruguay llegó al gol con pelota parada y bastante rápido, antes de que les ganara la desesperación. Forlán estuvo bárbaro en el remate. Después, los dos equipos se fueron repartiendo los momentos y estuvo para cualquiera. Con Forlán desde más atrás y Cavani en función ofensiva, porque no me gustó lo suyo en el primer tiempo, los de Tabárez mejoraron. Igual, creo que el empate fue justo en los 120 minutos, aunque es cierto que los uruguayos tuvieron la cuota de suerte, cuando en tiempo adicional del suplementario Gyan estrelló su penal en el travesaño, que le podría haber dado la victoria.

En los penales, la diferencia la hizo Uruguay por la personalidd y experiencia de sus jugadores, basta con repasar la definició de Abreu que liquidó la serie y les dio el pasaporte a las semifinales.


Comentarios


Un final