Un gesto caro

Un niño de 13 años le sustrajo cerca de 76.000 pesos a sus padres para entregárselos a su mejor amigo y compañero de colegio, conmovido por la situación económica que atraviesa su familia.

Los chicos viven a pocas cuadras uno de otro, en la ciudad santafesina de Alvear. Uno de los menores es hijo de un hombre que tiene un puesto en un mercado de Rosario, mientras que el papá de su compañero es empleado en una fábrica local.

Al parecer, el niño le comentó a su compañero los problemas de dinero que tenían sus padres. Los chicos se apoderaron del dinero y lo ocultaron en un auto abandonado.

Los dueños del dinero dieron aviso a la Policía y empezaron a surgir algunas sospechas, hasta que finalmente su hijo les confesó que se lo había entregado a su amigo. (Télam)


Comentarios


Un gesto caro