Un pasado desconocido



NEUQUÉN (AN)- El pasado de Miriam Flores era un misterio para sus más allegados. Mirta, la dueña del geriátrico donde trabajaba la joven, dijo que la consideraba una hija pero admitió que no sabía casi nada de su vida. “No tenemos ni un teléfono de Paraguay, ella dijo que no tenía familia, que cuando nació la habían tirado a un contenedor de basura y que había ido a parar a un orfanato”, señaló Mirta. “No sé si esto se pudo corroborar o no, pero somos la única familia que tenía”, agregó. “Fue un excelente ser humano, buena compañera, empleada confiable en todo sentido”, dijo. La difusión de la desaparición de Miriam contó con el fuerte respaldo de Red Solidaria Neuquén. “Nos dieron todo el apoyo”, reconoció Mirta. La noticia de su muerte fue reproducida por medios de prensa de Paraguay.


Comentarios


Un pasado desconocido