Un plan de arbolado para cambiar la cara a la Costanera

Con fondos de la tasa al turista el municipio comenzó a plantar las especies que reemplazarán a los viejos y peligrosos pinos oregon. También forestan la avenida Juan Herman.



Las especies fueron plantadas con una serie de técnicas que permiten que las raíces vayan hacia abajo y no a los costados. Foto: Alfredo Leiva

Las especies fueron plantadas con una serie de técnicas que permiten que las raíces vayan hacia abajo y no a los costados. Foto: Alfredo Leiva

La plantación de nuevos árboles, muchos de ellos de especies autóctonas, comenzó a darle una nueva estética a la costanera 12 de Octubre, que desde hace décadas está dominada por enormes pinos oregon.

El plan fue desarrollado por el área de Parques y Jardines del municipio en coordinación con la Comisión de Arbolado Público y tiene el propósito final de erradicar los pinos, al menos los más peligrosos, ya que rompen el asfalto y generan conos de sombra que en invierno favorecen la formación de hielo.

Las especies elegidas son raulí, roble pellín, ñire y también exóticas como hayas rojas y verdes. Todos de hojas caducas para que dejen pasar la luz del sol en el invierno.

El director de Parques y Jardines de la municipalidad, Juan José Arena, dijo que en total colocaron un centenar de plantas, algunas de importante altura, lo cual permitiría acortar los tiempos que les lleve desarrollar una buena copa y cambiar la fisonomía de la avenida.

Inversión

$100.000
costaron las especies de árboles que se colocaron en la Costanera y en la avenida Juan Herman.

El costo fue de unos 100.000 pesos y el municipio afrontó la inversión con fondos de la tasa al turista, con la que viene sosteniendo un plan de mejoramiento estético de Bariloche.

Detalles

Entre los detalles que llamaron la atención está el puntilloso trabajo desplegado en la plantación.

Arena explicó que cada planta se enterró rodeada de un cilindro plástico de 90 centímetros de diámetro por 120 de profundidad, cuyo fin es orientar las raíces hacia abajo, para evitar que se expandan en superficie y afecten las veredas y el pavimento.

Parecen hojas secas pero debajo tienen el brote de la primavera. Foto: Alfredo Leiva

También tienen caños de riego insertos junto al tronco principal para asegurar que la humedad llegue mejor al sistema radicular.

Arena dijo que hubo “mucho debate” antes de definir las especies y si bien algunos preferían solo nativas también incluyeron foráneas porque hoy “son parte del paisaje”.

Dijo que los arces adquieren en otoño un rojo muy llamativo que va a generar impacto visual cuando los ejemplares se desarrollen.

Sobre los pinos sobremaduros -que cargan desde hace años con muchas críticas- dijo que “responden a una cultura de aldea europea” predominante en los años 50 y 60, pero no son los más aptos porque “las ramas se rompen, generan mucha sombra y levantan el asfalto”.

En su momento fueron elegidos por el crecimiento rápido, pero hoy nadie los recomienda.

El municipio quiere sacar los pinos desde hace años, pero encontró resistencia de quienes lo rechazaron mientras no haya reemplazo.

Arena dijo que ya tienen identificados 28 árboles, de un total de 88, que hay que retirarlos “sí o sí” por la amenaza que representan.

La viverista y paisajista Maite Vacarezza ponderó la tarea realizada en la Costanera y dijo que si no hubiera sido por la Comisión de Arbolado (de la que forma parte) habrían volteado los pinos sin tanto protocolo y sin un plan alternativo.

También en el Paseo del Sur

Entre las campañas de arbolado más visibles encaradas por el municipio no sólo está la avenida 12 de Octubre sino también el Paseo del Sur (a lo largo de la avenida Juan Herman) donde en los últimos meses fueron plantados 360 ejemplares de roble pellín, acer, raulí, fresno y abedul, entre otras especies.

Arena dijo que era un área muy abandonada ya que a lo largo de 2.500 metros de la avenida Herman “había sólo 27 árboles”.

También mencionó las cien plantas de arrayán y cincuenta de sauce criollo colocadas debajo de la Costanera, en el espacio recuperado y parquizado junto al lago.

Dijo que el propósito es darles continuidad a esos trabajos y “no dejar de poner árboles”. En la céntrica Mitre, que está en plena remodelación, la previsión es colocar 28 arrayanes de buen tamaño. La especie fue decidida por los propios frentistas.

Una norma para formalizar la comisión

La comisión municipal de Arbolado Público está integrada por representantes del Ejecutivo y también de viveros, las universidades, el Conicet, el INTA, Bosques de la provincia y otros organismos.

Hace una semana varios de sus miembros se quejaron ante el Concejo Deliberante por la demora de la ordenanza que debía “reconocer y oficializar” la comisión, tal como lo había prometido el Ejecutivo.

Una de las firmantes de la nota, Maite Vacarezza, dijo que hace largo tiempo que reclaman lo mismo y que hubo “infinidad de reuniones” sobre el tema, pero no lograron avanzar.

Aseguró que había un texto cuyos “retoques finales” estaban a cargo de los concejales oficialistas Julia Fernández y Carlos Sánchez, pero hasta ahora no hubo resultados.

No entendemos la razón por la que el tema se está manejando de esta manera tan desprolija, siendo que el intendente prometió que la ordenanza saldría en breve”, sostuvieron en la última nota.

Vacarezza dijo que “hay mucha gente con gran conocimiento sobre el tema en Bariloche y sería un desperdicio no usar éso”. Reconoció que “nunca hubo tanta actividad y movimiento como se ve ahora” para el cuidado de los árboles en calles y espacios públicos, pero entendió que el complemento indispensable sería formalizar cuanto antes la comisión interdisciplinaria.


Comentarios


Un plan de arbolado para cambiar la cara a la Costanera