Un problema sin resolver

NEUQUÉN (AN).- Cada vez que comienza el cronograma de pagos durante los primeros días del mes, la vereda de la casa matriz del BPN se llena de gente. Una larga fila se forma desde las 6 para poder realizar los trámites de cobro (de sueldos, asignaciones, salarios o pensiones) lo más rápido posible. Es el banco más grande de la provincia y aún no ha podido resolver el problema de atención al público del cual se quejan la mayoría de los clientes.

“Tengo hipertensión, adentro no hay lugar para sentarme, por eso espero acá. Todos los meses es lo mismo”, contó una joven con un número en la mano. Con su hija recién nacida esperaba a media mañana cobrar la Asignación Universal. Adentro de la sede central había dos o tres filas para trámites y decenas de butacas ocupadas. Ayer se sumó el conflicto por la demora en el cobro de haberes lo que indignó a los empleados.


Comentarios


Un problema sin resolver