Un proceso judicializado



NEUQUEN- Cuarenta y ocho horas después de cerrado el comicio del 3 de octubre pasado, cuando se había definido la victoria por escaso margen de la lista Verde Voz y Voto -46 delegados sobre 92 en juego, contra 39 celestes y siete azules-, se profundizó el proceso de judicialización institucional en CALF. En efecto, verdes y celestes fueron a la justicia provincial y federal, hicieron intervenir al Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social y a la dirección de Personas Jurídicas de la provincia, pero terminaron en el empate virtual que ayer se demostró frente al edificio histórico de la cooperativa.

Desde octubre, la justicia intervino 15 veces en la vida de CALF, por pedido de las partes o por cuestiones procesales. La mayor cantidad de presentaciones pertenece a la lista Verde, que multiplicó sus esfuerzos para marcar el territorio ganado por vía electoral, y ampliarlo en lo posible. Su intención fue siempre defenestrar al presidente saliente, Alfonso Carro, y eliminar toda rémora celeste del consejo de administración.

En ese proceso, los celestes, con su mayoría de ocho consejeros, se abroquelaron en lo institucional: eludieron en lo posible la intervención de Personas Jurídicas, un organismo dependiente del gobierno provincial y por lo tanto próximo al Movimiento Popular Neuquino, el partido acusado de “intromisión” en las elecciones, por su expresada voluntad de competir para ganar todos los cuerpos colegiados de la provincia.

Los verdes fueron más a la justicia, y obtuvieron mejores resultados. Pero su triunfo fue, hasta ahora, parcial, pues no les sirvió para su objetivo de máxima: remover por supuesta mala administración a los consejeros de la gestión celeste y someterlos a una suerte de “juicio de responsabilidad institucional” por el quebranto de la cooperativa. Lo cierto es que los balances están sin aprobar, y que la estrategia celeste consiste en una fuga hacia adelante. Quieren llegar a las próximas elecciones, que redefinirán el equilibrio de fuerzas en la conducción y, si hacen las cosas bien, pueden llegar a alzarse con todos los cargos en disputa y recuperar los cuatro sillones que ahora ocupan los verdes.

Silva y los suyos lo saben; por eso para ellos la cuenta regresiva no tiene piedad y entonces no dejan recurso por utilizar para salirse con la suya.

 

Gerardo Burton

gburton@rionegro.com.ar

Nota asociada: Verdes y seis celestes en la asamblea de CALF  

Nota asociada: Verdes y seis celestes en la asamblea de CALF  


Comentarios


Un proceso judicializado