Una campaña marcada por un 50% de indecisos

Ninguna de las elecciones anteriores ha tenido tal número de votantes sin definición.




A dos meses de las elecciones generales en Chile el juego está abierto para siete candidatos que buscan reemplazar al presidente conservador Sebastián Piñera, al arrancar el miércoles una campaña en la que 50% de los votantes están indecisos.


El joven diputado de izquierda Gabriel Boric y el abogado de derecha Sebastián Sichel lideran las encuestas.
En tercer lugar figura la senadora Yasna Provoste, de la coalición de centroizquierda que dominó la política chilena tras el retorno a la democracia, pero que llega a los comicios con un apoyo menguado por reproches de que no se esmeró en reformar el modelo económico liberal heredado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), señalado como una de las causas de las desigualdades en el país.


Según la última encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), un ‘think tank’ de tendencia liberal, la mitad de los chilenos aún no decide por cual candidato votará, una cifra sin precedentes en las últimas tres décadas. “Que un 50% de la ciudadanía esté indecisa, en el fondo muestra que la elección va a ser muy abierta, y que los candidatos más competitivos pueden, en el periodo de campaña, crecer lo suficiente para ampliar su recepción de parte de la ciudadanía”, dijo la académica Pamela Figueroa, de la Universidad de Santiago.


A dos meses de las elecciones de 2013 -en que triunfó la socialista Michelle Bachelet- los sondeos mostraban 13% de indecisos; y en 2017 -cuando ganó Piñera- eran 26,8%.

“Debates decisivos”
La campaña arranca con una estrecha ventaja de Boric (13%), diputado de 35 años de la coalición de izquierda Apruebo Dignidad, que incluye al Partido Comunista. Le sigue con dos puntos menos Sichel, de 44 años, del gobernante bloque derechista Chile Vamos.


Con 6% aparece la demócrata cristiana Provoste, expresidenta del Senado, que es apoyada por los partidos de la coalición de centroizquierda, incluido el Socialista.


Hay otros cuatro candidatos con menos respaldo.
Se anticipa una dura contienda entre Boric y Sichel, en la que “los debates serán decisivos y pueden tener un peso que no han tenido en los últimos 31 años desde el retorno a la democracia”, dijo el analista Javier Couso, de la Universidad Diego Portales.

“Los partidos políticos no han logrado adaptarse al cambio vivido por la sociedad chilena tras la crisis de octubre de 2019, y eso implica el desafío para sus candidaturas de profundizar en la transparencia y la democracia”.

Javier Couso, de la Universidad Diego Portales.


En los comicios del 21 de noviembre, a los que están convocados 14,7 millones de chilenos, también serán renovados el Congreso y los consejos de las 16 regiones del país. Las nuevas autoridades iniciarán su mandato de cuatro años el 11 de marzo.

“Crisis de legitimidad”
La carrera electoral comienza en medio de una “crisis de legitimidad y confianza” del liderazgo político, tras el estallido social de octubre de 2019, que destapó las desigualdades sociales en Chile y puso en jaque al gobierno de Piñera, dice Figueroa.


Según la analista, “los partidos políticos no han logrado adaptarse al cambio vivido por la sociedad chilena tras la crisis de octubre de 2019, y eso implica el desafío para sus candidaturas de profundizar en la transparencia y la democracia”.


Comentarios


Una campaña marcada por un 50% de indecisos