Una fuerte caída sufrió la producción de gas

El cierre del 2013 muestra que la oferta de fluido no se recupera.



1
#

2
#

3
#

Archivo

Los miles de millones de dólares prometidos en estos últimos años para la inversión en exploración y explotación de energía son un relato que vuelve a contrastar con las frías estadísticas oficiales. En los primeros once meses del año la producción argentina de gas alcanzó los 38.191 millones de metros cúbicos. La cifra refleja una caída interanual del 6%, variación que duplica a la del año anterior y la mayor de las últimas décadas. Restan computarse los datos del cierre de diciembre que, según los informes de la primera quincena del mes, no modificarían sensiblemente lo que fue la tendencia del 2013. En los últimos cinco años el retroceso en la producción de gas en el país fue del 15%. Durante toda la “década ganada” el desplome alcanzó el 20%. Las políticas públicas aplicadas por el gobierno en estos últimos años sin duda tuvieron mucho que ver con los desequilibrios energéticos que está sufriendo el país. Por esta causa se estima que las importaciones de gas, petróleo y electricidad alcanzarán este año los 13.000 millones de dólares. En lo que respecta a la producción de petróleo, la estadística suministrada por la Secretaría de Energía de la Nación da cuenta de que, en los primeros once meses del corriente año, alcanzó los 28.664 miles de metros cúbicos. Este volumen representa una caída del orden del 2% en relación al mismo período del año anterior. En el último quinquenio las mermas de producción alcanzaron el 10%, mientras que en el período 2004-2013 se hundió el 23%. La esperanza Los distintos informes oficiales y privados señalan que recién desde el 2015 la producción de hidrocarburos en la Argentina dejará de caer y a partir de allí se necesitarán, por lo menos, otros cinco años para poder volver a ser autosustentables en energía como lo éramos hasta el 2010. Todas estas proyecciones dependen de la inversión real que llegará a la Argentina para iniciar una nueva etapa de exploración y explotación. El área de Vaca Muerta tiene mucho que ver con este futuro energético del país. Las grandes empresas ya iniciaron sus primeras inversiones para hacer experiencias piloto que les permitan determinar con algún grado de certeza qué costos deberán afrontar las operaciones a escala y cuál será la rentabilidad esperada sobre el flujo de dinero que llegue a toda esta área. Por ahora, todo está en etapa de proyecto. Según las empresas, recién el año que viene se podrán tener los primeros resultados sobre Vaca Muerta y su verdadero potencial económico. Mientras tanto, el país deberá continuar importando energía para poder sostener sus mínimos niveles de crecimiento. Paradojas del modelo nacional y popular. (Redacción Central)

Para el 2014 se espera que las importaciones de gas continúen con firmeza.


Comentarios


Una fuerte caída sufrió la producción de gas