Una idea de César Cipolletti



NEUQUEN (AN) – La idea de derivar el agua hacia una depresión natural llamada cuenca Vidal fue del ingeniero César Cipolletti, diseñador del dique Ballester y del sistema de riego del Alto Valle. Fue de tanta utilidad que el sistema de mitigación de crecidas debió inaugurarse de apuro en junio de 1915 para absorber una crecida del río de 4.700 metros cúbicos por segundo.

El derivador nace en el pequeño embalse que forma el dique Ballester, cerca de la boca del canal principal de riego, y termina en lo que antes se llamaba cuenca Vidal y ahora lago Pellegrini.

Como no tiene salida, el Pellegrini sólo puede absorber una determinada cantidad de agua, que se pierde sólo por evaporación. Sus orillas tienen un importante desarrollo inmobiliario y por eso es abastecido permanentemente para mantener un nivel de agua mediante un arroyón que se nutre del canal principal de riego.

Desde que existe el sistema Cerros Colorados, ya no es tan útil. De hecho, desde 1972 se abrió el canal derivador en dos ocasiones.


Comentarios


Una idea de César Cipolletti