Una industria cuyo ritmo no ha mermado

Firme avance del rubro, de la mano de la actividad petrolera. Otro tanto aporta la construcción de viviendas y algún que otro edificio de gran magnitud.

#

Las inversiones siguen a paso firme y en algunos casos se nota una leve alza en edificios de gran magnitud.

Día de la Construcción

La capital de Neuquén dejó de ser una pequeña ciudad y ahora se perfila como una gran urbe de servicios de la Patagonia.

En los últimos cinco años Neuquén capital emprendió un ritmo sostenido respecto a la construcción de la mano de la actividad petrolera y, pese a los embates de la economía, se convirtió en un lugar que apunta hacia el cielo.

Hacia fines agosto de este año, las carpetas municipales de la subsecretaría de Planificación Urbana contenían 44 expedientes con pedidos de visado de obras de mediana y gran escala, estas comprenden edificaciones que van desde los tres pisos en adelante.

“Equivale a unos 120.000 metros cuadrados de construcción, aproximadamente”, resaltó el titular del área, Luis López de Murillas.

Esas cifras se complementan con otros 400 pedidos de obra de menor tamaño, en el cual encuadran principalmente la construcción de viviendas, que “representan entre 60 y 80.000 metros cuadrados de construcción. Neuquén se ha sostenido, al menos en los últimos tres años en que yo he estado en el área, con 200.000 metros cuadrados de construcción por año”, señaló el funcionario.

“En líneas generales lo que se puede decir es que no ha mermado el ritmo de la industria en la ciudad. Se ha mantenido como en el 2014 y en algunos casos se nota una leve alza en edificios de gran magnitud, no se lo ha visto afectado por el cimbronazo de Vaca Muerta o la caída del precio del petróleo”, advirtió.

Acceso estratégico

Un caso concreto es la llegada de obras multimillonarias en el área norte de la ciudad, al que López de Murillas definió como “un lugar estratégico, porque es el portón de acceso norte”.

Ejemplificó que “tenemos tres hoteles en torres que solicitaron el visado de planos, torres que superan los 10 ó 12 pisos de altura. Uno de ellos es el de avenida Argentina y Dr. Ramón, otro detrás del shopping de Dr. Ramón y Ruta 7, y un tercero en calle Leloir, entre Buenos Aires y Santa Fe”.

Al respecto aclaró que “eso ya no es un inversor pequeño o mediano, son grupos con suficiente capital que apuestan a que Neuquén va a ser un polo económico que apuesta mucho a la industria del petróleo. Buscan algo que justifique una inversión que supera en algunos casos los 200 o 300 millones de pesos”, detalló.

(Agencia Neuquén)


Comentarios


Una industria cuyo ritmo no ha mermado