Una inédita ola de delincuencia

RINCON DE LOS SAUCES (ARS).- Son cientos las personas que llegan a esta ciudad, pero no todas buscan mejorar su calidad de vida a través de la fructífera actividad petrolera.

En la masa de nuevos vecinos también llegan extraños con extenso prontuario, sin que los responsables de la seguridad pública les pidan al menos un documento al bajar de los transportes públicos.

La falta de personal y movilidad que acusaron los nueve últimos comisarios de la unidad policial 35, parecen ser una ventaja, aprovechada por delincuentes comunes y experimentados.

Es de conocimiento público que la mayoría de los que viven en Rincón tiene un interesante poder adquisitivo, hecho que se desprende de los generosos sueldos petroleros.

Los comercios también gozan de éxito y ganancias, ya que el costo de vida en la ciudad es realmente elevada.

Sin embargo, gozar de ese privilegio para muchos se transformó en las últimas semanas en una gran preocupación, debido a la ola de asaltos a mano armada agravada por la escasa presencia policial en las calles.

En Semana Santa, los dueños de un conocido supermercado fueron asaltados a punta de revólver por desconocidos, que se alzaron con dinero y otros bienes sin dejar rastro.

Semanas después, vecinos de la avenida 30 de Octubre sufrieron intentos de asaltos en diferentes días de la semana en horas de la madrugada, por jóvenes alcoholizados que armados con ladrillos o elementos contundentes intentaron ingresar a las viviendas. Un locutorio fue asaltado a mano armada por un menor, que escapó con miles de pesos y tarjetas telefónicas. La policía arrestó a tres personas que luego debió liberar ya que no estaban vinculadas con el hecho.

A las pocas horas de que doce personas fuera reducidas en una vivienda particular y los delincuentes se alzaran con un generoso botín, un céntrico transporte sufrió el robo de las encomiendas dentro del edificio de atención al público.


Comentarios


Una inédita ola de delincuencia