Una ingeniera dará la orden de lanzamiento del Arsat

Se trata de Ana Caumo la jefa del proyecto que construyó Invap. El satélite está listo para ir al espacio desde la base Kourou en Guyana Francesa.



#

Ana Caumo, la ingeniera que será protagonista del lanzamiento. Foto: Chino Leiva

RUMBO AL ESPACIO

Una mujer, la ingeniera Ana Caumo, será la encargada de dar este jueves (16/10) la orden de lanzamiento del satélite Arsat 1 en la base Kourou, en la Guyana Francesa, por ser la jefa del proyecto que construyó en Invap, el instituto científico responsable de la construcción del aparato que tendrá una posición geoestacionaria a 36.000 kilómetros de la Tierra.

“Voy a estar desde tres horas antes con el representante de Arsat 1 y, en ese momento, siete minutos antes, el lanzador me va a preguntar por última vez si todo está en orden, si está bien. Y diré sí”, precisó a Télam la jefa del sistema Arsat 1, cuya tarea fue llevar de la mano a todos los subsistemas que diseñaron y construyeron el satélite.

Después de que Caumo y el lanzador, la empresa francesa Arianespace, autoricen el procedimiento, la última palabra la tendrá la estación meteorológica que dirá si hay condiciones climáticas para seguir adelante con el conteo final.

La ventana de oportunidad para el lanzamiento se extenderá durante 51 minutos a partir de las 18 (la Guyana y Argentina comparten uso horario) y en el caso de que no se pudiera realizar, se postergará para el día siguiente a la misma hora.

A las 8 de la mañana del lanzamiento, el Arsat 1 será encendido por última vez y también se lo configurará para recibir la orden de partida. “Le diremos vos sos el Arsat 1, el lanzamiento va a ser a tal hora”, explicó Caumo.

Veinticuatro horas antes, al satélite lo van a transportar en el buche del cohete a la posición desde donde va a partir rumbo al espacio. El armado del cohete se hizo por partes y se inició cinco días antes, tras lo cual fue deslizado con lentitud por rieles desde el hangar hasta la base desde donde saldrá eyectado.

El 9 de octubre, el satélite, que con combustible pesa 2.973 kilogramos, fue ensamblado al cohete Ariane 5 a la espera de ser lanzado al espacio.

El Arsat 1 compartirá el viaje al espacio con un segundo satélite de origen estadounidense, propiedad de Directv, y media hora después de volar, el satélite argentino quedará por sus propios medios en una órbita provisoria a 250 kilómetros de la tierra.

El satélite fue construido a lo largo de los últimos siete años, pero su gemelo, el Arsat 2, bajó el tiempo a la mitad. Tanto uno como otro ocuparán las posiciones espaciales 72 y 81 para satélites geoestacionarios de telecomunicaciones.

Los satélites argentinos de carácter científico: la serie SAC-A hasta el D, tienen una órbita terrestre a no más de 600 kilómetros, mientras que los Arsat estarán a 36.000 kilómetros. Esta distancia de giro alrededor del globo terráqueo impone un cambio de calidad en el diseño y en los componentes de magnitudes cósmicas.

“Por eso los requerimientos para las unidades electrónicas que están en el satélite son distintas. Este es el gran salto que tuvimos que dar en Invap, pasar de una órbita leo (hasta 600 kilómetros) a una órbita geo a 36.000 kilómetros”, agregó la ingeniera.

Caumo, pampeana de Santa Rosa, señaló que la diferencia entre los satélites científicos y los de comunicación “no sólo es el combustible, sino también el diseño y los componentes electrónicos que tienen que durar para una vida útil de 15 años”.

El Arsat 1 partió de Bariloche el último día de agosto y desde su arribo a Kourou permaneció en un ámbito cerrado igual al cuarto limpio donde fue construido en Invap.

Desde entonces, fue revisado en forma exhaustiva, de manera de constatar que el viaje y el movimiento al que fue sometido no descalibró los componentes.

“El 2 de octubre último, se terminó la carga del combustible, pero desde que llegó a Kourou, se encendió el motor una vez por día. Todos los ensayos, hasta el momento, fueron exitosos. Yo fui y volví de Kourou, pero seguí en contacto con mis compañeros por WhatsApp para saber minuto a minuto como daban las pruebas”, indicó la jefa del proyecto.

Tras el clásico cuatro, tres, dos, uno de rigor y con el Arsat 1 en vuelo a una órbita provisoria y mientras se practiquen las primeras maniobras para alcanzar la posición 72, la ingeniera electrónica, de 42 años, viajará urgente a la Argentina para ocupar el asiento en la estación terrestre de Benavídez, en el Gran Buenos Aires, desde donde controlará la telemetría y dirigirá el satélite hacia su posición definitiva.

Fuente: Télam

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


Una ingeniera dará la orden de lanzamiento del Arsat