Una ordenanza con mucha historia

NEUQUÉN (AN).- Los videojuegos fueron siempre en la historia de esta ciudad un tema que generó polémica, fuertes discusiones y la participación de todos los actores sociales. El historial comienza en 1982, cuando a instancias del entonces obispo Jaime de Nevares, con el apoyo de instituciones públicas y privadas el Concejo Deliberante sancionó la ordenanza 1707 aún vigente que prohíbe la instalación de los denominados juegos electrónicos, electromagnéticos y eléctricos en toda la jurisdicción del municipio de Neuquén Capital. Entre sus considerandos se puede leer en la norma “que la mayoría de los asistentes a los locales en cuestión son menores de edad, jóvenes y adolescentes. Que sus sistemas de luces, sonidos y operaciones simultáneas absorben a los usuarios y hasta pueden crear un estado de dependencia, una nueva forma de vicio. Que las máquinas de marras llegan a generar deposición, éxtasis y otros fenómenos psiconerviosos”. En 1987, ante la posibilidad real de que una empresa dedicada al entretenimiento electrónico se radica en la ciudad, y luego de otra fuerte polémica, se modificó al ordenanza “De Nevares”, para permitir la habilitación de “un salón de esparcimiento para niños con juegos de movimientos mecánicos”, es decir electromagnéticos. Intento en el año 2002 Pasaron los años y en 2002, el oficialismo desempolvó un viejo proyecto y de la mano del entonces presidente del Concejo Deliberante Néstor Burgos, se presentó el proyecto para la habilitación de casas de juegos electrónicos. Todos volvieron a protestar, incluso la entonces defensora del Pueblo, Blanca Tirachini. La oposición no avaló con su firma ni el despacho de comisiones y el tratamiento en el recinto y finalmente, la idea regresó al olvido hasta esta semana, en la que los concejales de NCN tomaron la posta con la idea y lograron que sea enviado a comisiones.


Comentarios


Una ordenanza con mucha historia