Una seguidilla de confusiones



BUENOS AIRES (Télam).- Un confuso tiroteo se originó ayer tras un asalto a una maderera de Longchamps, donde un policía bonaerense, que se sospecha era delincuente, resultó herido por uno de los dueños del comercio que a su vez está en coma con un balazo en la cabeza porque un policía federal retirado lo confundió con un ladrón, informaron fuentes judiciales y policiales.

Todo ocurrió ayer a la mañana en una maderera ubicada Hipólito Yrigoyen al 17.000 de la localidad bonaerense de Longchamps, partido de Almirante Brown.

Un asaltante luego identificado como Irineo Rojas entró armado a robar, pero el dueño del comercio Hugo Iraizos, su hijo de igual nombre y empleados lograron reducirlo y desarmarlo.

Iraizos (h) tomó el arma del delincuente, salió a la calle y se encontró con un hombre armado y convencido de que hacía de campana le disparó un balazo que entró por una axila. El herido fue identificado luego como un cabo del comando de Patrullas de Lomas de Zamora y aún no está claro si era un cómplice del asaltante, aunque testigos lo comprometen. Este episodio fue observado por un policía federal retirado, identificado como Alejandro Etchechurry, que al pasar por el lugar confundió a Iraizos (h) con un asaltante, sacó su arma y lo baleó en la cabeza. El joven, de 20 años, está internado en el hospital Espora de Adrogué, donde ayer a la tarde era operado.

El confuso caso es investigado por el fiscal de Lomas de Zamora, Domingo Ferrari, quien tiene previsto indagar al ex policía Etchechurry por lesiones graves contra Iraizos (h) y a Rojas por robo con arma en grado de tentativa. Iraizos padre había denun

ciado en los últimos tiempos amenazas por ser uno de los promotores de la división de Longchamps, Glew y Ministro Rivadavia como un nuevo partido separado del actual Almirante Brown.


Comentarios


Una seguidilla de confusiones