Una triste experiencia con la Justicia



Zapala

Deseo compartir una muy triste experiencia vivida entre los días sábado 27 y lunes 29 de julio. Estaba yo en mi casa a las 17.30 cuando una persona conocida me comunica que Rodrigo, un chiquito de diez años, de una familia de la zona rural de Covunco Abajo, muy querida para mí, había fallecido en un accidente. Al preguntar dónde estaba, me contestan que en Hospital de Zapala, a dos cuadras de mi vivienda.

Allí me encuentro con un cuadro desgarrador, casi toda la familia llorando sin consuelo y queriendo encontrarle una explicación a lo sucedido.

Un chiquito de diez años murió en un accidente. Al dolor por la pérdida, la familia debió sumarle el destrato en el traslado a una morgue de Neuquén.

Me cuentan que jugando con otro chiquito de su edad, se escondió al pie de un montículo de tierra, de unos dos metros de alto, cortado a pique por una máquina y parte de la tierra suelta cayó sobre él. El maquinista vio la escena, lo sacó y trató de reanimarlo, los abuelos corrieron al lugar. Se llamó al agente sanitario y se hace todo lo posible con muy poco resultado, se traslada a Rodrigo al Hospital de Zapala donde se constata que había fallecido.

Aquí comienza otra historia, que agrega dolor a la familia, pues la muerte de Rodrigo es declarada dudosa, por lo que se da intervención a la Justicia y no se puede mover el cuerpito. Se hacen presente oficiales de justicia y dicen : “debemos trasladarlo a Neuquén para hacerle la autopsia”, “en la ambulancia no puede viajar nadie por lo que ustedes van a tener que ir en un auto particular”, “nosotros los llevamos, pero no nos hacemos cargo de traerlo”, “el traslado de vuelta corre por cuenta de ustedes ”…

Como se puede se organiza el viaje a Neuquén. El cuerpo de Rodrigo deja el Hospital casi las 23 rumbo a Neuquén, donde se le dice a la familia que no pueden permanecer donde se practicará la autopsia y que deben retirar el cuerpito con la ambulancia contratada por la familia que lo llevará de vuelta a las 13 del domingo. Deberán además presentarse en la comisaría N°1 para hacer los papeles y recibir la autorización para el viaje de regreso. Llegan al paraje de Covunco Abajo a las 18:30 horas donde Rodrigo va a ser velado unas horas a cajón cerrado .

Ante tanta impotencia me pregunto: frente a estos casos fatídicos ¿es necesaria semejante movida, y agregar más sufrimiento al que ya está padeciendo a familia de la víctima? ¿cuál es la razón de tanto destrato ? ¿Por qué en Zapala no hay (alguna vez hubo) una morgue con la complejidad necesaria para atender estos casos y evitar a la gente del interior tanto trajín y sufrimiento?

Dios quiera que este relato sde la muerte tan temprana y trágica de Rodrigo sirva para que se tomen medidas que alivien el sufrimiento de muchas familias del interior que deban pasar por tan terribles circunstancias.

Pablo Carrazza

DNI 7.577.755


Comentarios


Una triste experiencia con la Justicia