Vaca Muerta generó más oportunidades de empleo para las mujeres

Según datos del gobierno provincial el ingreso al sector creció un 30% en los últimos años. Desde el sindicato de Petroleros Privados aseguran que hay 2.000 operarias en los campos.



#

La Autovía Norte es una de las principales vías de comunicación para la industria de los hidrocarburos. Transporte de cargas y pasajeros son parte de la postal. (Foto: florencia salto )

La incorporación de mujeres al trabajo petrolero fue creciendo en los últimos años y si bien esta industria aún está lejos de brindar las mismas oportunidades que en otros sectores productivos, no son pocas las que buscan desarrollar su actividad laboral y profesional en Vaca Muerta.

Según los datos que maneja la provincia de Neuquén, durante el último año la incorporación de mujeres a un trabajo relacionado con la actividad petrolera ascendió un 30%. El número, dicen, fue impulsado por la oferta y la demanda de cursos de capacitación para acceder a un puesto en el sector. Sin embargo, reconocen, aún coexisten inconvenientes en las labores dentro del campo.

Desde la secretaría de Derechos Humanos de la provincia afirmaron que en la zona patagónica la desigualdad dentro del marco laboral general se refleja en que las mujeres tienen una inserción laboral del 36,1% mientras que en los varones es del 51,6%.

Teniendo en cuenta estos números y los factores que influyen en el acceso de las mujeres al mercado de trabajo, desde el sindicato de Petroleros Privados aseguraron que de 25 mil personas registradas, dos mil son las mujeres que tienen un puesto de trabajo en el petróleo, un número que ascendió en lo que va del año.

Según Gastón Contardi, director de la Fundación Faena, existen una serie de elementos que impactan en el crecimiento: “Las empresas han empezado a incorporar más mujeres y la actividad hidrocarburífera está más tecnificada” lo que favorece el ingreso de las mujeres a los sectores donde tradicionalmente había requerimientos de fuerza física.

“El rol de la mujer ha ido cambiando y si bien aún persisten barreras que dificultan y obstaculizan el acceso, es importante que éste sea de calidad”, reconoció Alicia Comelli, la subsecretaria de Derechos Humanos de Neuquén.

En la fundación hay 200 alumnos que estudian y se capacitan en temas relacionados al área de los hidrocarburos. De este total 80 son mujeres. Estiman que para el año entrante el nivel de inscripción de mujeres que buscan capacitarse para ingresar al mundo del petróleo crecerá un 50%.

La inclusión de tecnologías abrieron mayores oportunidades en los trabajo de campo.

Interés por la formación

Las temáticas que más se eligen están inclinadas a actividades de formación profesional y auxiliar. Como especialistas en remediación, laboratorio y análisis, ambiente y hasta para trabajar en boca de pozo. “Claramente esto es reflejo de las posibilidades que brindan las empresas de incorporarlas, están cambiando sus políticas y formas de trabajo y al mismo tiempo piden que haya más cursos de capacitación”, aseguró Contardi.

Según Comelli, las dificultades de las mujeres para acceder a las empresas petroleras está determinado en gran medida por “las normas que regulan las condiciones laborales, el acceso a la protección social y por instancias que buscan un equilibrio entre el trabajo y la vida familiar”.

Además indicó que la mujer frente a la necesidad de trabajar se va involucrando en diferentes ámbitos en los cuales antes “no tenía lugar ni posibilidad”, como la construcción y el petróleo, “no como ingenieras sino como profesionales capacitadas a través de cursos de rápida salida laboral”.

Pese al incremento, la brecha aún es grande

Si bien el número de mujeres en las actividades que tradicionalmente estaban reservadas a los hombres creció en los últimos años, la brecha todavía es muy marcada. Según el informe 2018 “Mujeres en el mercado de trabajo argentino”, las mujeres tienen apenas una presencia del 3,2% en los trabajos relacionados con las tareas extractivas y de construcción; 9,1% en las actividades agrícolas; 14,7% en las de auxiliares de producción y del 22,5% en las industriales.

El trabajo en el pozo y las horas en los campamentos

Pese a una mayor inclusión las tareas en boca de pozo siguen reservadas para los hombres.
Florencia Salto

Angie Steinbach (27) trabaja desde hace dos años en la industria petrolera. Es ingeniera química y se desempeña en servicios de evaluación de perfilaje en pozo abierto.

“Las dificultades de mi trabajo son varias. Como soy supervisora de una operación especial en el pozo recién perforado, los desafíos operativos son varios, como pasar bastante tiempo despierta, porque pueden durar hasta 24 horas”, explicó mientras terminaba su última jornada laboral.

Más allá de las dificultadas técnicas, aseguró que otro de los desafíos son manejarse en una industria que si bien tiene la intención de cambiar, “sigue siendo machista porque en general son todos hombres y la mayoría de los espacios no están pensados para mujeres, como los baños”.

A pesar de que en cada visita al pozo solo ve a una o dos mujeres, advirtió que en general recibe buen trato de sus compañeros varones.

Giselle Gutiérrez (30) es licenciada en seguridad e higiene hace dos años y desde entonces no dejó de trabajar en empresas que prestan servicio a petroleras. “La mayoría de los profesionales en mi especialidad son mujeres, y no tengo que estar tanto tiempo en el campo”-, afirmó.

Hace solo unos días empezó a trabajar en la compañía neuquina Omega SRL que realiza mediciones físicas de superficie a la industria. “Mi rol específico es asegurarme de que se cumplan con las normas de seguridad e higiene en el campo”, indicó.

Giselle asegura que el quehacer cotidiano en los yacimientos es “otro mundo” ya que “al trabajar tantas horas con las mismas personas y sobre todo hombres, se generan vínculos casi de familia porque hay confianza y hay respeto”.

Al igual que su colega Angie, el tiempo que llevan trabajando en el petróleo no es demasiado, pero las condiciones que se prestan para que una mujer pueda desarrollar sus tareas plenamente, hace que año tras año cada vez más de ellas decidan incorporarse.

Las profesionales fueron las primeras en incorporase al mundo petrolero.

En números

“Las empresas han empezado a incorporar más mujeres porque la industria petrolera está más tecnificada”.

Gastón Contardi es el director de la Fundación Faena.

Encuentro para debatir sobre género y trabajo en la Patagonia

El Salón de Empleados de Comercio será hoy el escenario del primer conversatorio sobre “Género y trabajo en la Patagonia”. La actividad, impulsada desde la Subsecretaría de Derechos Humanos y la de Trabajo de la Provincia de Neuquén, busca visibilizar la situación actual de la mujer en el ámbito laboral dentro del sector privado, teniendo en cuenta la realidad local y que las principales actividades económicas en la provincia son la industria petrolera, el comercio, los servicios, la agriculuta y la construcción.

“Convocamos a diferentes sectores para dialogar y reflexionar sobre las propias prácticas en el ámbito laboral”, afirmó Alicia Comelli. Y agregó que la idea es identificar cuáles son las prácticas que generan desigualdad de oportunidades para las mujeres en la provincia.

Por otro lado, destacó que si bien es necesario poner sobre la mesa cuáles son los inconvenientes, este es el primer paso para elaborar nuevas propuestas. “La existencia de buenas prácticas en pos de igualdad pueden ser guías”, sostuvo.

Datos

25.000
trabajadores están afiliados
al sindicato de Petroleros Privados en la Cuenca Neuquina.
8%
es la inserción según el sindicato de base Petroleros Privados.
3,2%
es el porcentaje global, a nivel país, de puestos que ocupan las mujeres en la industria petrolera. Pese al crecimiento sigue siendo marginal.
“Las empresas han empezado a incorporar más mujeres porque la industria petrolera está más tecnificada”.

Comentarios


Vaca Muerta generó más oportunidades de empleo para las mujeres