Valle Lindo, una oportunidad de conservar las fuentes de empleo

A pesar de la crisis que atraviesa el sector, y quizás a raíz de eso mismo, la confluencia en cooperativas de trabajo parece ser la opción más viable para trabajar en el ámbito de la fruticultura. Así lo demuestra la tarea que realiza Valle Lindo y que, a pesar de estar en baja temporada, todo el año se abocan a la creación de bins, jaulas y pallets.

“Trabajamos todos parejo, con el objetivo de hacer la producción de cada cliente. Es una fuente laboral, que también permite estar blanqueado”, explicó Guillermo Avilés, presidente de la cooperativa. Actualmente allí se ocupan unos quince socios, quienes se encargan de manera conjunta a diario de concretar la producción. Su tarea está vinculada con la producción local, dentro del mercado interno y con unos diez clientes de la zona.

Las tareas se convocan y reparten en un Consejo de Administración, donde se determinan los pasos a seguir. “Las decisiones siempre se toman con el consenso de los socios. Inicialmente éramos siete y en junio de 2014 nos llegó la matrícula de la cooperativa”, relató Avilés.

Si bien durante esta época del año la producción disminuye, la firma continúa trabajando normalmente en un espacio alquilado, pero con maquinarias propias.

“Nos organizamos como cooperativa porque, en este contexto económico, es una oportunidad para mantener el trabajo”.

Guillermo Avilés, presidente de Valle Lindo.

Datos

“Nos organizamos como cooperativa porque, en este contexto económico, es una oportunidad para mantener el trabajo”.

Comentarios


Valle Lindo, una oportunidad de conservar las fuentes de empleo