Varela celebra con tangos que pintan su aldea

La cantante graba un disco en vivo en cuatro recitales.



BUENOS AIRES, (Télam,).- La cantante de tango Adriana Varela comenzó el fin de semana pasado una serie de cuatro recitales, que culminará el 29 de este mes en el ND Ateneo, en la que grabará un álbum en directo y su primer DVD para los que planteó formatos diferentes: “uno para mi repertorio tradicional, otro con 4 guitarras para abordar tangos camperos de Gardel y uno eléctrico donde sonarán Joaquín Sabina y Jaime Roos”.

Asomándose a lo que canta en las cuatro veladas de festejo y registro, destacó Varela el set de cinco antiguas obras gardelianas “por lo tiernas, por lo amables que son en todo el sentido de la palabra y porque, para mí, son las más difíciles porque no las hice nunca en la vida”.

Adriana Varela arriesgó que detrás de piezas como las de carácter campero creadas por Gardel y que aborda sobre las tablas de la sala ubicada en Paraguay 918, “se esconde una síntesis que creo estar encontrando para mí a partir de lo que late en el tango al irse cada vez más atrás en el tiempo”.

En otra mirada que liga los temas que aborda en estos conciertos con el repertorio que recorrió antes de hallar la veta tanguera que la proyectó profesionalmente por todo el mundo, la artista aseguró que “como cantante soy la misma y me siguen interesando las mismas cosas aunque cambie la anécdota, el repertorio”.

“Haga rock, canción social o tango, lo que me mueve a cantar es el pensamiento, la frescura, la no pretensión”, aseveró Varela.

La vocalista que hoy día es una suerte de referencia en el tango, redondeó la idea de su personalidad por sobre los géneros apuntando que “yo conocí y admiré a Spinetta, Lennon, Hendrix, Led Zeppelin y Silvio Rodríguez antes que al 'Polaco' Goyeneche”.

Aun cargando con esa diversa mochila de gustos e influencias, Varela subrayó su elección por el tango porque “allí están esas letras que hablan desde el paisaje, desde el entorno, desde la reivindicación de los objetos pobres que rodean al tanguero y que son una toma de conciencia que no niegan ni la esencia ni el origen”.

En el cenit de una carrera profesional que le debe al género desde hace una docena de años (debutó en 1991 con la placa “Tangos”), apuntó que “es una música que denuncia el caretaje porque se eleva por sobre la pobreza y desnuda un montón de cues

tiones muy profundas”.

Consciente del peso del género ciudadano en su propia historia en la música que la llevó a brillar en buena parte del mundo, agregó que “el tango abre unas puertas insospechadas porque es la identidad, es la música de nuestra aldea y por eso logra que una sea internacional”.

En otro enfoque sobre el valor cultural y testimonial del repertorio que encarna y que le permitió cantar con suceso en toda Latinoamérica, Francia, España, Italia, Portugal, Estados Unidos y Gran Bretaña, consideró que “puedo salir a expresarme con autoridad porque la primera sensación de derecho la obtengo acá, ante mi gente, en mi lugar”.

“Si supero el miedo de salir a los escenarios de La Plata, Rosario, Buenos Aires y Montevideo, que son los sitios donde tengo el público que más me quiere -citó-, luego puedo presentarme sin ningún tipo de problema en cualquier otra ciudad del planeta porque siento que antes me lo gané en donde debía hacerlo”.

Esas referencias a la importancia de lo local la empu

jaron a mirar más abarcativamente y a arriesgar que “actualmente hay un aire, un frescor que nos está permitiendo hablar sobre nosotros, sobre quiénes somos los argentinos”.

Capaz de evaluar el rol de artista en esa incertidumbre en torno de identidades y destinos, la dama homenajeada por Cacho Castaña en “La gata Varela” señaló que “en este sistema capitalista fracturado que vivimos en la Argentina, cada artista hace lo que puede pero es necesario que tengamos un compromiso desde la obra y podamos sostenerlo a través del tiempo”.

“Yo soy una artista inconsciente pero nunca irresponsable, y aunque pueda sorprenderme por cierta línea coherente que lleva mi trayectoria, creo que toda mi vida ha estado signada por la misma búsqueda y, por eso, nada es casual ni fortuito en ella”, afirmó.

Nota asociada: Lejos del cine y la televisión para preservarse  

Nota asociada: Lejos del cine y la televisión para preservarse  


Comentarios


Varela celebra con tangos que pintan su aldea