Verani, nuevo dolor de cabeza para Kirchner

#

Verani llegó a la banca como K, ahora, en medio de la ola de bajas, se corre.

El oficialismo sigue sumando malas noticias en el Congreso, después de una semana que dejó cuatro renuncias sobre el escritorio del jefe de la bancada K en el Senado, Miguel Pichetto.

El senador rionegrino Pablo Verani anunció el sábado que formará un interbloque con la UCR, por lo que deja de ser un "radical K", y prevé "en el mediano plazo" su incorporación plena al bloque radical, según confirmó en un comunicado.

La decisión no es llamativa si se considera los votos en contra de las iniciativas del gobierno que realizó el año pasado el rionegrino y, además, sus constantes reclamos de mayor coparticipación a las provincias.

El ex gobernador de Río Negro llegó al Senado de la mano de la Concertación que propiciaba Julio Cobos. Si bien el kirchnerismo no lo considera una pieza propia, después de su oposición a las retenciones móviles, no siempre acompañó a la oposición. Se abstuvo en el debate por la estatización de las AFJP, se ausentó en la nacionalización de Aerolíneas Argentinas y votó a favor del presupuesto.

Por eso, si bien su pase era casi un hecho, el anuncio público de su alejamiento del bloque K será un baldazo de agua fría para un oficialismo que esta semana soportó los portazos de los santafesinos Carlos Reutemann y Roxana Latorre, de los salteños Juan Carlos Romero y Sonia Escudero y del catamarqueño Ramón Saadi.

Con esas renuncias, el kichnerismo quedó a tres escaños de perder el quórum propio, lo que instala un duro escenario para Pichetto, el "garante" para conseguir los votos que lleven tranquilidad al matrimonio en el poder.

Al ser consultado ayer sobre el alejamiento del radical K Pablo Verani, el diputado kirchnerista Agustín Rossi escuetamente respondió: "A mí nadie me comunicó nada".


Comentarios


Verani, nuevo dolor de cabeza para Kirchner