Viedma 2019: perros en las mesas y falta de elementos

Varios perros se vieron deambulando durante la votación dentro de los establecimientos viedmenses. Además, integrantes de las mesas debieron comprar cinta para sellar el "cuarto oscuro".



Los perros también tuvieron su participación. Foto: Marcelo Ochoa.

Los perros también tuvieron su participación. Foto: Marcelo Ochoa.

La elección municipal de Viedma dejó varias apostillas, además de la baja participación que apenas supera el 60% del padrón electoral.

Si algo cobró notoriedad en varias escuelas fue la cantidad de perros que anduvieron deambulando sobre las galerías, y al parecer hambrientos porque algunos de ellos se abalanzaban sobre las mesas de votación donde había galletitas y sanguchitos.

Ni cinta de pegar. La condición de orfandad con que administró el comicio la Junta Electoral Municipal, llegó al extremo de que en muchas de las mesas no había elementos suficientes, y no faltó una autorización de mesa que tuvo que salir a comprar de su propio bolsillo cinta de pegar para sellar con papel los vidrios de la puerta del aula para que se convierta en un verdadero “cuarto oscuro”.

En la Escuela Primaria 276 del barrio Mi Bandera faltó espacio para distribuir las mesas. Por ese motivo, los pupitres y sillas utilizadas por los fiscales partidarios tuvieron que enfrentarse como consecuencia que por los reducidos lugares tenían que pasar los votantes, quienes debían estirar el brazo para colocar el sobre en la urna, una vez cumplido el trámite en el “cuarto oscuro”.

Foto: Marcelo Ochoa

En la Escuela Primaria 336 del barrio Inalauquen se hizo la luz. Autoridades de la mesa 27 debieron suspender la votación para encargarse de arreglar un tubo de luz que no funcionaba y la mesa se encontraba a oscuras. Luego de una hora, se solucionó el inconveniente y las personas pudieron votar tras esa larga espera.


Comentarios


Viedma 2019: perros en las mesas y falta de elementos