Villepin aplica mano dura



PARíS (DPA) – El primer ministro francés, Dominique de Villepin, prometió ayer un duro castigo a todos los responsables de actos violentos, después de los nuevos disturbios registrados en la noche del miércoles.

En la víspera del aniversario de los graves incidentes registrados en Francia el año pasado, Villepin subrayó que aquellos que sean culpables de los recientes ataques callejeros recibirán “un castigo inmediato y ejemplar”. “Nos negamos a aceptar que existan zonas sin ley en nuestro país”, añadió.

Sus palabras llegan tras los disturbios registrados anoche en las barriadas pobres parisinas de Athis-Mons, Bagnolet y Nanterre, y en las afueras de Lyon, con el incendio de cuatro autobuses y pedradas contra automóviles.

Como consecuencia de ello, el gobierno anunció que enviará más policías para proteger el servicio urbano en los distritos más problemáticos. Y la empresa de transportes pública RATP anunció que cambiará las rutas de las líneas para evitar los barrios violentos. Ninguno circulará además una vez que caiga la noche. Villepin afirmó que su gobierno se ocupa del conflicto social que origina los ataques. “Naturalmente no podemos resolver todos los problemas en un día, pero el gobierno trabaja en soluciones a largo plazo”.


Comentarios


Villepin aplica mano dura