La historia de la bebé de Península Valdés, es nieta de una grande y «no es asesina»

La última cría es hija de Valen y nieta de Maga, la gran matriarca de una de las familias que en las áreas naturales de Chubut desarrollaron una técnica única para alimentarse llamada varamiento intencional.

La princesa blanca y negra del mar nada junto a su mamá y desde la costa algunos se llenan de ternura y les toman fotos. Seguramente Maga, la abuela y gran matriarca de Península Valdés estará orgullosa de ella. En poco tiempo, podrá enseñarle a realizar los varamientos intencionales, esa técnica de cacería espectacular que sus familias desarrollaron y las hicieron famosas en todo el mundo.

“Tenemos una nueva orca del grupo de Maga. Una gran matriarca que debe estar en los 50 años de edad y tiene varias crías. La mayor es Velen que acaba de tener su cuarta cría y fue fotografiada por los guardafaunas de Punta Norte”, dice para comenzar María Leoní Gaffet de Península Valdés Orca Research (PVOR).

La mujer habla de este nacimiento con una pasión que conmueve. Explica que la mortandad de las crías de orcas en el mundo es muy alta por diferentes razones, que no se conocen muy bien. Por eso, ahora estarán atentos para hacer el seguimiento. No es frecuente verlas nacer, porque como todos los grandes predadores del mundo no tienen muchas crías, y ellas lo son.

Increíble fotografía de Carlos Canero en Caleta Valdés el día 12 de junio, cuando se vio a los grupos de Llen y Valen (8 orcas). «Nos cuenta Carlos que se las vio saltar en repetidas ocasiones. A pesar de la distancia, podemos divisar también a la nueva cría de Valen divirtiéndose no obstante su cortísima edad de 1 a 2 meses».

“Valen, su mamá, está separada del grupo principal, por eso estaremos atentos a esta chiquitita, cuando aparezca”, dice Leoní y comienza a armar el árbol familiar de Maga, que después de la de Mirta Legrand, es una de las más famosas del país por realizar el varamiento intencional.

El varamiento es una técnica de caza que consiste en encallar el cuerpo de forma deliberada en la playa. Vienen barrenando las olas, si hay algo de rompiente, o nadan por debajo del agua y llegan a la playa en el momento justo para cazar lobos o elefantes marinos.

«Valen es la mayor de las hija de Maga, sigue Mica que tiene dos crías, Shehuén murió el año pasado y no se sabe por qué. La más chica es Keokén, a la que le falta una parte de la cola», relata con entusiasmo.

«Es una familia muy interesante. Maga es una excelente maestra, por eso todos sus juveniles están muy entrenados y cuando aparecen hay mucha acción, no solo por el tema de la caza. Es interesante verlas cazar, pero para mí es mucho más verlas como enseña a las chiquitas”, dice.

El grupo es garantía de show, de fotos increíbles. Los que llegan de todo el mundo a ver este fenómeno, los esperan mucho. El varamiento solo se da en estas costas y Maga, junto con Ishtar, que era la matriarca del otro grupo y falleció en 2010, fueron las artífices.

“Maga es exitosa en la crianza, en la caza, como toda su familia. Es una técnica única en el mundo. Hay un grupo de orcas en las Islas Crozet, que pertenecen a Francia, cerca de la Antártida, donde las orcas hacen algo similar, pero no es lo mismo. Además acá se pueden ver, desde los miradores públicos y es espectacular hacerlo” destaca Leoní.


La vida junto al mar


Dos mujeres son las que están al frente de Península Valdés Orca Research (PVOR), Leoní Gaffet y Gretchen Freundes que son directoras y fundadoras del proyecto. La directora científica es la bióloga Valeria Vergara, que vive en Canadá.

Leoní y Gretchen tienen fotos de estas orcas desde 1999. Gretchen es norteamericana y en esos años comenzó a venir con un permiso de fotógrafa. Leoní trabajaba en Turismo de la provincia y una de sus tareas era ser veedora de los fotógrafos. Se conocieron, y desde ahí fueron todos los años a Punta Norte juntas.

Después se creó PVOR y comenzaron a hacerlo de manera organizada. El proyecto no tiene fines de lucro y lleva a cabo una investigación no invasiva a largo plazo. Basan su estudio en la foto-identificación de alta calidad, en la observación de conductas y el seguimiento poblacional.

Leoní cuenta con detalle la muerte de Shehuén del año pasado. Relata que en general no las ven morir, se entiende que mueren cuando desaparecen, pero a esta la vieron morir, no supieron por qué y relata que lloró como cinco días cuando pasó. En la voz se siente la pena, como si hablara de un integrante de su familia. Y es que después de tanto tiempo siguiéndolas, sin dudas lo era.

Carlos Canero estuvo y en Caleta Valdés y tuvo la suerte de encontrarse con 8 orcas. Los grupos de Llen(PTN-010)(4) y de Valen(PTN-009)(4). Es bueno saber que la nueva cría de Valen se encuentra bien.

“En total son 19 integrantes de una familia. Suponemos que tal vez Maga e Ishtar puedan haber sido hermanas, pero es solo un supuesto, no lo podemos afirmar”, dice y cuando le preguntan por “la mala fama de estos animales”, las defiende.

A las orcas muchos la miran de reojo, las tildan de asesinas. Para Leoní, no solo no es cierto, si no que lo repudia. Explica que es un animal muy inteligente, con una estructura social muy compleja, se comunican tienen distintos idiomas y dialectos en el mundo, y son muy evolucionadas.

Son muy parecidas al ser humano, pero son carnívoras y en el mundo, eso las llevó a desarrollar técnicas de caza sorprendentes y las transmiten de generación en generación. Esto para algunos es sinónimo de malvadas, pero no es mas que supervivencia”.

Por otra parte, «no matan a los humanos» resalta, s. Solo han atacado en acuarios. Pero allí se las separa de su familia, se las obliga a actuar, nadan 200 kilómetros por día y ahí están en tanques, entonces generan neurosis. “Ellas saben que están en cautiverio, por eso las agresiones, pero en libertad no lo hacen”.

Leoní vuelve a la foto “de la chiquita de Valen”, en pocos días llegan algunas más en las que se la ve. Explica que las orcas no tienen un patrón, se reproducen en cualquier momento del año. No lo hacen regularmente. Maga tiene 6 o 7 hijos, pero pueden tener una sola en la vida. El periodo de gestación es de entre 16 y 18 meses. Muchas veces las crías mueren.

“Son un misterio. Ahora esperamos de todo corazón que sobreviva, y sería la 20. Son animales maravillosos, y en Patagonia tenemos la bendición de verlas desde la costa. Al desarrollar esta técnica de varamiento internacional, cuando las orcas del mundo prefieren las profundidades, a estas les gusta la orilla, donde está su alimento principal”, explica.

Investigación de Orcas Península Valdés

Península Valdés Orca Research (PVOR) es una organización internacional con asiento en Península Valdés, Chubut, Argentina. Su misión es el estudio de la población de orcas que habita esta área protegida a través de la foto-identificación, su comportamiento, y sus técnicas especializadas de caza, únicas en el mundo.

Carlos Canero estuvo y en Caleta Valdés y tuvo la suerte de encontrarse con 8 orcas. Los grupos de Llen(PTN-010)(4) y de Valen(PTN-009)(4). Es bueno saber que la nueva cría de Valen se encuentra bien.

“El objetivo es recabar información sobre las orcas y darlas a conocer. Porque cuanto mas se conoce mas se protege. Por eso invitamos a los chicos a ponerle nombre. Y también queremos desmitificar que son asesinas, solo son carnívoras y tienen que comer», concluye.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios