Laguna Blanca, un lugar imponente, candidato a ser el mejor pueblo turístico del mundo

Laguna Blanca cuenta con comunidades originarias que desarrollan una tradicional vida pastoril según técnicas ancestrales y se encuentra en franco crecimiento en lo que hace a los servicios turísticos.

El gran valor histórico, arqueológico y ancestral de Laguna Blanca, un pueblito ubicado en la puna catamarqueña en el norte del departamento Belen, impulsa a este paraje a competir en el «Best Tourist Villages», evento de la Organización Mundial del Turismo (OMT) que distingue a los mejores pueblos a visitar en el mundo.

Laguna Blanca cuenta con aproximadamente 400 habitantes y comprende a una reserva provincial que se encuentra a más de 3.200 metros sobre el nivel del mar, a unos 450 kilómetros de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca.

La reserva de biosfera de Laguna Blanca fue creada en 1979 y en 1982 quedó integrada al Programa MAB («El Hombre y la Biosfera») de la UNESCO con el objeto de salvaguardar y permitir la recuperación de las poblaciones de vicuña, camélido silvestre en peligro de extinción por su caza descontrolada, y también de tres especies de flamencos, suris y la biodiversidad asociada a la puna.

Más allá de su interés biológico, Laguna Blanca posee un gran valor arqueológico e histórico, ya que se han detectado numerosos sitios de arte rupestre, especialmente grabados y petroglifos en sitios de peña y cavernas correspondientes a las culturas preincaicas, lo que motivó la creación del Museo Integral de la Reserva de la Biosfera.

«Ha sido una muy linda sorpresa que el Ministerio Turismo de la Nación mire un lugar de Catamarca y en este caso Laguna Blanca con una posibilidad de ser reconocido», dijo a Télam el ministro de Cultura, Turismo y Deporte de Catamarca, Roberto Brunello.

El ministro explicó que Laguna Blanca se encuentra en franco crecimiento en lo que hace a los servicios turísticos, para convertirse en un destino elegido en el país. «Es un lugar donde se accede en camioneta 4×4, cada vez se están incrementando más las camas y los hospedajes en el lugar», indicó.

Y puntualizó que «la gente que habita ahí ya reconoce la importancia del desarrollo turístico que tiene el lugar, entonces ya viene consulta los requisitos para ofrecer sus servicios en lo que hace a hotelería y gastronomía tradicional y de a poco consolidando como un destino turístico fuerte».

Laguna Blanca cuenta con comunidades originarias que desarrollan una tradicional vida pastoril según técnicas ancestrales y costumbres de los pueblos precolombinos como el Chaku, captura y esquila de vicuñas.

En estas comunidades, los campesinos y pobladores rurales basan la mayor parte de su economía en el uso diversificado de los recursos silvestres, mantienen fuertes nexos con los ecosistemas que habitan y cuentan con conocimientos tradicionales que fomentan la conservación de la biodiversidad.

«Un atractivo turístico se da en los meses de octubre y noviembre cuando se hace el Chaku, que es cuando se esquilan las vicuñas para hacer el hilado de nuestros ponchos, es un evento muy importante para sus habitantes y para nosotros», dijo Brunello.

En 2022, la artesana Cyntia Gutiérrez, de la Cooperativa Textil Laguna Blanca fue la ganadora del ‘Premio al Mejor Poncho’, en la Fiesta Nacional e Internacional del Poncho.

En el pueblo, también desarrollan las prácticas de La Señalada y La Chimpiada, llevadas a cabo por grupos de mujeres compuestos por abuelas, hijas y nietas en una costumbre que radica en cortar de una forma determinada las orejas de las cabras, llamas y ovejas; y marcarlas con lanas de colores para saber quién es su propietario.

Una actividad obligada para conocer el lugar, es el bici tour con salida desde Belén, que recorre la mítica ruta nacional 40, tramo Quebrada y Río Belén, donde se visita a Capillas de La Cienaga, pasando por Villa Vil, Barranca Larga, Quebrada y Medanos de Randolfo, y se llega a Laguna Blanca, donde se puede avistar el imponente nevado del mismo nombre que registra una altura de 6.030 msnm, acompañado por vicuñas y flamencos en la laguna que rodean el lugar.

Por sus bondades naturales, Laguna Blanca fue declarado Reserva Provincial de Vida Silvestre debido a su gran valor biológico por proteger poblaciones de vicuñas, flamencos, suris y la biodiversidad asociada.

Otra actividad que los visitantes pueden disfrutar se da en noviembre, cuando se realiza Festival de la Vicuña, en el marco de las capturas, esquilas y liberación de vicuñas en estado silvestre que se realizan en distintos módulos de la localidad belicha.

La postulación de Laguna Blanca fue gestionada por el Ministerio de Cultura, Turismo y Deporte de Catamarca, a través de la Secretaría de Gestión Turística, justificando su valor en material, documentación y elementos elaborados por los equipos técnicos del organismo, con el aporte de diferentes áreas provinciales y municipales como la Dirección de Turismo y la intendencia de Villa Vil (centro administrativo del que depende Laguna Blanca), la Dirección Provincial de Estadística y Censos, y la comunidad indígena de Laguna Blanca.

Télam: Gonzalo Pérez Bustamante.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Registrate gratis

Disfrutá de nuestros contenidos y entretenimiento

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora