Weretilneck-Gennuso: frío extremo en la zona más caliente de la campaña

En la previa del fallo de la Corte, el distanciamiento entre el gobernador y el intendente de la ciudad con más electores suma ruido dentro del oficialismo. El mandatario provincial volverá hoy a Bariloche. El jefe comunal ya confirmó que no participará de un acto en Dina Huapi, al que había sido invitado.




Miradas esquivas, el lunes durante la inauguración de las oficinas del Ipross en la ciudad cordillerana.

Miradas esquivas, el lunes durante la inauguración de las oficinas del Ipross en la ciudad cordillerana.

Un escenario político convulsionado se vive en el seno del oficialismo en Bariloche, a pocas horas de la definición de la Corte Suprema de Justicia por la candidatura del gobernador Alberto Weretilneck.

En la ciudad con mayor caudal de votantes de Río Negro, a donde todas las fuerzas políticas miran en campaña, el dilema para Juntos no radica en la decisión judicial sino en un evidente distanciamiento entre el gobernador y el intendente, Gustavo Gennuso.

Weretilneck vuelve hoy a la Zona Andina y tendrá una inauguración en Dina Huapi pero Gennuso no será de la partida, a pesar de haber sido invitado.

Públicamente ambos minimizan las especulaciones acerca de un alejamiento e incluso ayer el barilochense aprovechó la consulta de una emisora de Viedma para remarcar su pertenencia al espacio, sin reprochar que en el armado de listas, el partido que lidera, Pueblo, quedó en un relegado puesto 14, con la figura de la concejal Julia Fernández.

Gennuso dice que posterga la definición de su candidatura para después del 7 de abril para no confundir al electorado, que deberá elegir intendente el 1 de septiembre, según manda el Código Electoral Municipal.

Weretilneck también patea un pronunciamiento y deja en libertad a dos de sus ministros, Carlos Valeri y Agustín Domingo, para que alienten especulaciones sobre una eventual pelea por la intendencia.

Valeri debió bajarse de la candidatura en 2015 a pedido del gobernador para dar paso a Gennuso, que se sumó en ese momento al espacio. En su entorno no verían mal que en septiembre se devuelva el gesto por parte del jefe comunal. El ministro de Economía, en cambio, era un desconocido de la escena política hasta hace muy poco tiempo pero tomó impulso con apariciones públicas cada vez más continuas, acciones en redes sociales, recorridas en barrios e incluso fue designado como jefe de campaña de Weretilneck en Bariloche.

En el entorno del gobernador señalan una caída en la imagen del intendente y la autonomía que pregona Gennuso, hasta en los despachos nacionales, no cae bien en el seno de Juntos. Se suma además -y sería el punto de quiebre de este vínculo- el vuelo que tomó Gennuso un año atrás, que como líder de un espacio de intendentes del oficialismo, coqueteó con la posible postulación a la gobernación. Weretilneck fue entonces el encargado de bajarle las expectativas y apadrinar a otros candidatos, que finalmente tampoco quedaron en la fórmula.

Otra señal de la distancia se evidenció semanas atrás en el acto de lanzamiento de la fórmula Weretilneck- Carreras en Bariloche, donde el intendente quedó abajo del escenario, como uno más de esta alianza, entre la militancia.

En el Centro Cívico insisten que el alejamiento no es real y apuntan a dirigentes del entorno del gobernador como los artífices del enfriamiento de los lazos, con claras intenciones de postular a otras figuras. También rechazan un acercamiento a Cambiemos y una eventual alianza con la fuerza del presidente Mauricio Macri: “solo hay un buen vínculo institucional”, aseguran.

La puja en el FpV

En el Frente para la Victoria también desvela la intendencia.

Lanzado en una campaña de construcción y acercamiento al peronismo, el concejal Daniel Natapof, busca adeptos y mostrarse como la figura de la unidad que llevará a recuperar el municipio.

En febrero, con la presentación de listas provinciales y la postulación de su par Ramón Chiocconi, Natapof se entusiasmó con un camino allanado pero no estaría dicha la última palabra.

Chiocconi está inmerso en la campaña provincial y se muestra cercano a Martín Soria, que lo eligió para liderar la sábana porque era el barilochense que mejor medía. Sin embargo, el concejal deja entrever a su entorno que está dispuesto a ser candidato a intendente en septiembre y desistir a la banca que tiene asegurada a partir del 10 de diciembre.


Comentarios


Weretilneck-Gennuso: frío extremo en la zona más caliente de la campaña