Ya preparan movilizaciones para rechazar las salidas del abusador Soñé

"Justicia por Franquito" es una organización de Cutral Co que en otras ocasiones organizó pegatinas contra el condenado. Ahora estará otra vez en la calle en protesta por las salidas laborales que le otorgaron al violador.



El juicio se realizó en 2004. Patricia Alonso y Carlos Soñé están en los extremos de la mesa, junto a sus abogados. (Archivo)

El juicio se realizó en 2004. Patricia Alonso y Carlos Soñé están en los extremos de la mesa, junto a sus abogados. (Archivo)

Integrantes del grupo “Justicia por Franquito” se organizan para viajar la semana próxima a Neuquen a manifestarse contra Carlos Bernardo Soñé, el hombre que en 2002 violó al niño en Cutral Co, fue condenado a 30 años de cárcel y ahora recibió autorización para salir a trabajar.

María Esther Ragni, una de las integrantes del grupo, explicó que tomaron conocimiento del permiso de salidas laborales otorgado por el Tribunal de Impugnación, y de inmediato se empezaron a organizar como ya lo hicieron en otras ocasiones, por ejemplo cuando a Soñé le permitieron a salir 12 horas al mes para visitar a sus familiares.

Jamás nos desentendimos del tema y no lo haremos ahora. Cuando iban a traerlo acá fuimos a manifestarnos a la Unidad 11, a la Legislatura, entre otros lugares”

María Esther Ragni. "Justicia por Franquito"

De hecho, en varias oportunidades estuvieron frente a la casa de la madre de Soñé y en la comisaría 14º donde realizaron pegatinas de carteles y pancartas.

Como informó ayer “Río Negro”, Soñé fue definido por un psiquiatra forense como “psicópata perverso”, nunca recibió tratamiento psicológico estatal y se paga su propio psicólogo desde hace cuatro meses.

De todos modos los informes del gabinete técnico criminológico le siguen dando negativo, y dicen que hay un riesgo criminológico “medio-alto” de dejarlo en libertad.

En 2004 lo condenaron por la violación agravada y lesiones graves a Franco Alonso, de 3 años, hijo de su pareja. El niño murió, pero no se pudo probar quién fue el autor de la muerte.

En 2017, pese a los informes desfavorables y a su falta de tratamiento psicológico, le autorizaron una salida de 12 horas por mes para visitar a su madre. Luego se le amplió a dos salidas mensuales.

Eso provocó manifestaciones de repudio en Cutral Co, escraches, movilizaciones, y demostró que el caso sigue dolorosamente vivo en la memoria de la ciudad.

En aquella ocasión el Tribunal de Impugnación dispuso que le coloquen una tobillera electrónica pero el Ejecutivo provincial no cuenta con ese dispositivo, así que un policía de civil acompaña a Soñé en cada salida.

Soñé está en un laberinto en el que se encuentran muchos otros condenados: no les proveen tratamiento psicológico, por lo que nunca reciben informes favorables, y así los jueces les niegan las salidas transitorias o el régimen de semilibertad.

Hay excepciones, como lo fue en este caso. Los jueces Héctor Rimaro, Federico Sommer y Liliana Deiub consideraron que el dictamen negativo del gabinete técnico criminológico no estaba fundamentado, y tuvieron en cuenta que en sus casi dos años de salidas para visitar a la madre, Soñé se había comportado correctamente.

Por otra parte, en junio de 2017, el Concejo Deliberante de Cutral Co aprobó por unanimidad una declaración de repudio hacia la decisión judicial que disponía esas salidas transitorias para Soñé.

En aquella oportunidad, si bien subrayaron que la declaración de ningún modo implicaba una “intromisión” en la decisión de otro poder, sino que buscaba rescatar y reflejar el ánimo y sentimiento de la población que había salido a manifestarse.

Finalmente, Ragni recordó, por otra parte, que hace un tiempo atrás, también plantearon la preocupación a las autoridades policiales, ante los rumores que circularon sobre la posibilidad de haberlo visto haciendo compras en un comercio de un barrio de la ciudad, donde vive su hermana.


Comentarios


Ya preparan movilizaciones para rechazar las salidas del abusador Soñé