Logo Rio Negro

Yogur casero: fácil, rico y refrescante

Una receta para poner en práctica. Pocos ingredientes y con un resultado más que delicioso.



Ingredientes:
- 1 litro de leche
- 1 yogur natural pequeño

Preparación

Colocar la leche en una olla a fuego medio y revolver constantemente. De esta manera, esperar a que la temperatura de la leche suba a 80º C, es decir un poco antes que hierva. En caso de no tener un termómetro para medir la temperatura, prestar atención hasta que se empiecen a formar pequeñas burbujas y ni bien empiecen, sacar la olla del fuego.

Mezclar un cucharón de esta leche con el pote de yogur natural y revolver bien hasta unir. Luego, llevar esta mezcla a la olla donde esté el resto de la leche previamente calentada, y revolver.

Agregarle fruta... un clásico.

Colocar toda la mezcla de leche y yogur en un frasco grande, preferentemente que sea de un material que pierda poco el frío como vidrio o metal. Envolver el recipiente con una frazada o una toalla y colocar un repasador limpio en la parte de arriba. Es fundamental no tapar el frasco con tapa.

Dejar reposar el yogur casero en un lugar cerrado como el horno apagado, microondas, caja, cualquier cosa. Una vez allí conservarlo entre seis y doce horas así (a las seis horas ya estará listo pero cuanto más tiempo se deja, mejor es su textura).

Antes de servir y después de haber estado unas horas en la heladera, se lo puede acompañar con frutas de estación o los cereales que más nos gusten.


Comentarios


Yogur casero: fácil, rico y refrescante