YPF cambia la receta para el fracking en Vaca Muerta

La petrolera pone en marcha un nuevo sistema de fractura y organización con el que busca duplicar la productividad. Las claves: más tecnología y arena.



1
#

2
#

“En la lógica de pioneros a líderes, cambiamos el modelo de liderazgo porque primero lideramos por invertir, pero ahora todos están invirtiendo mucho, y yo quiero liderar por ser el mejor. Cambiar el modelo de liderazgo y no serlo por volumen sino por calidad y por hacer cosas distintas”.

Así es como sintetiza el vicepresidente de Upstream de YPF, Pablo Bizzotto, la nueva receta que desde la petrolera de bandera nacional diseñaron para sacarle el jugo a Vaca Muerta, un nuevo sistema de trabajo y de fractura en el que no sólo pesa mucho la incorporación de nuevas tecnologías, sino también la forma de encarar la roca generadora.

En diálogo con “Río Negro Energía” Bizzotto detalló cómo es el nuevo frack plan de la compañía que ya está siendo probado con buenos resultados y que a partir del año entrante se busca extender a los más de cien pozos que se estima que la compañía perforará en sus bloques.

Te puede interesar Crece la infraestructura para Vaca Muerta

El diseño partió de la creación de un sector específico de ingeniería de estimulación y fue así como se optó por el modelo de Hi Density Completion (HDC) en el que cambia en forma radical la cantidad de agua y de arena que se utiliza.

“Tiene mucha más arena y más fina y el fluido es slick water que es más agua que gel”, detalló Bizzotto a la vez que señaló que según los cálculos que manejan ese cambio aportará un incremento en la productividad de los pozos del 30%.

El principal cambio estará en la cantidad de arena, que a groso modo, se duplicará y obligará a la operadora a manejar cerca de 15.000 toneladas por cada pozo, a razón de unas 500 toneladas por cada etapa de fractura.

Para poder hacer frente a esa demanda de arena, desde la compañía ya resolvieron realizar una ampliación de la plana de arenas de Loma Campana. “Estamos haciendo unas inversiones en la planta para aumentar la capacidad con todo lo que se viene, y es una inversión bastante importante, de alrededor de los 40 millones de dólares con la que por qué no, en algún momento hasta podríamos vender al mercado algo de arena”, aseguró Bizzotto.

Te puede interesar Arena de fractura: insumo clave sin margen de maniobra

Para poder manejar tales cantidades de arena de fractura desde la empresa de servicios de YPF, Aesa, se firmó una alianza con la norteamericana Propx, para copiar su modelo de sand boxes.

“La logística de la última milla la vamos a estar manejando en sand boxes que son como contenedores. Al montar el set de fractura, la locación ya tiene que tener esos contenedores con la arena para luego montarlos con unos autoelevadores para que estén alimentando el set permanentemente”.

Tecnología y organización

Pero la receta para mejorar la productividad de Vaca Muerta tiene más ingredientes que son la tecnología y la organización interna para sacar el mejor provecho a esos avances.

“La organización del upstream y del no convencional de hoy no tiene nada que ver con la que teníamos hace un año. Hemos hecho un cambio muy grande en cómo gestionamos todas nuestras inversiones que se hacen con una organización basada en proyecto. Cada cosa que hacemos tiene un gerente de proyecto y las disciplinas staffean esos proyectos”, detalló Bizzotto. Y planteó que el segundo gran cambio es la división de los proyectos en dos gerentes.

“El de Visualización, Conceptualización y Definición piensa a largo plazo los proyectos; el de Ejecución y Operaciones ejecuta la receta del primero para hacerla cada día más eficiente y, cuando encuentra una mejora en la ejecución, hay un proceso de feedback que vuelve para atrás y alimenta el diseño”, explicó.

Te puede interesar El efecto Vaca Muerta y su impacto en la economía

Pero además la firma incorporó un gerente de Tecnología de Operaciones que entre otros puntos impulsa el uso de data analitic como machine learning, historizando su información a través de una plataforma que funciona en las unidades de negocios para poder aprender de la información que revelan las estadísticas.

Y finalmente el último ingrediente de la nueva receta es la geonavegación que se estima podría mejorar entre un 20 y un 40% la productividad al seleccionar las zonas más productivas de la roca generadora.

Precisamente los cambios en la forma de encarar Vaca Muerta apuntan a mejorar la productividad de las operaciones que en los últimos dos años lograron extender el horizonte de los pozos de 550.000 a 1.000.000 de barriles en su vida, pero considerando la ecuación costo -desarrollo.

“Estas medidas reducen el costo porque la incorporación de una mayor productividad que aportan es mucho más importante que el costo adicional de por ejemplo duplicar la cantidad de arena que se utiliza”, remarcó Bizzotto.

Más tecnología. El sistema de machine learning permite aprender de las propias estadísticas.

El nuevo modelo de fractura incrementa la productividad pero se centra en el mayor uso de arena, un insumo que cuesta un 170% más en Estados Unidos.

“Estamos haciendo un piloto con el nuevo frack plan y creemos que en 2019 todos los pozos van a fracturarse de esa manera”,

aseguró el vicepresidente ejecutivo de Upstream de YPF, Pablo Bizzotto.

La producción de crudo cerró en mayo con alza tras 31 meses.

Comenzó la obra del oleoducto más grande de Vaca Muerta

La producción de crudo de Vaca Muerta se encuentra muy cerca del límite de evacuación de los oleoductos y es por esto que desde YPF se está construyendo -a través de la empresa de servicios Pecon- un oleoducto que duplicará la capacidad de transporte.

“Ya empezamos a soldar el oleoducto que es el más importante de Vaca Muerta”, detalló el vicepresidente de Upstream de YPF, Pablo Bizzotto.

El nuevo ducto tendrá una capacidad de transporte de 25.000 metros cúbicos por día, prácticamente la misma capacidad que hoy posee la red de Oldelval, que transporta tanto el crudo no convencional como el convencional.

El sistema partirá desde Loma Campana y terminará en Lago Pellegrini donde empalmará con el resto de la red y, con una inversión de 80 millones de dólares, está previsto que entre en funcionamiento a fines de año.

“Este oleoducto va a permitir la evacuación de todos nuestros proyectos de Vaca Muerta y nuestros socios”, remarcó Bizzotto y detalló que está previsto que a través del mismo se evacúe la producción de bloques como Amarga Chica, Bandurrias Sur y Loma Campana.

“El midstream es un área que en nuestra industria no está desarrollada y que con Vaca Muerta va a crecer”, señaló y precisó que en el caso de Amarga Chica es inminente la finalización de la etapa de piloto para comenzar con el desarrollo masivo del bloque -junto a Petronas- que marcará el despegue de sus volúmenes de producción.

Precisamente en la zona a la que se destina el gran oleoducto en construcción, no sólo está prevista la incorporación de 3 equipos de perforación para Amarga Chica, sino que también entre cuatro y cinco en Loma Campana y otros tres en Bandurrias Sur, todos a lo largo del 2019.

En números

Energía No convencional

Energía

Datos

El nuevo modelo de fractura incrementa la productividad pero se centra en el mayor uso de arena, un insumo que cuesta un 170% más en Estados Unidos.
“Estamos haciendo un piloto con el nuevo frack plan y creemos que en 2019 todos los pozos van a fracturarse de esa manera”,
500
toneladas de arena insumirá cada etapa de fractura que se desarrolle con el nuevo plan de alta densidad (HDC).
30%
es el incremento de la producción que generaría la nueva forma de estimulación.
40.000.000
de dólares se están invirtiendo en la ampliación de la planta de arenas de Loma Campana. Es una ampliación técnica para aportarle más capacidad.

Comentarios


YPF cambia la receta para el fracking en Vaca Muerta