Nuevos datos para investigar en el Caso Muñoz

Con información reciente de balística y el secuestro del Chevrolet Onix en Roca, los investigadores tienen más elementos que serán cotejados con otros para avanzar en la causa.

02 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

La investigación por el homicidio del policía Lucas Muñoz por primera vez avanza sobre tierra firme. Los informes preliminares de las peritaciones balísticas, que se conocieron días atrás, confirmaron que la vaina del proyectil calibre 9 milímetros y los fragmentos de otra bala, que hallaron a principios de octubre pasado, en el lugar donde encontraron el cuerpo de Muñoz, pertenecen al arma de la víctima.

Los peritos concluyeron que el autor del crimen ejecutó a Muñoz con su propia arma reglamentaria y confirmaron que el homicidio se perpetró en el lugar donde hallaron el cadáver. Ese informe aún no se incorporó a la causa, pero los investigadores ya lo conocen. La pericia descarta por completo la hipótesis que indicaba que Muñoz había sido asesinado en otro lugar.

El dato sorprendente es que personal de la PSA encontró casi catorce meses después la vaina y el fragmento de proyectil, en el mismo sitio donde hallaron el cuerpo de la víctima.

Además, hay fuertes indicios que indican que Muñoz estuvo en el Chevrolet Onix, que secuestraron en un allanamiento por otra investigación en Roca. Los investigadores esperan que las pericias genéticas, que se harán en los próximos días para cotejar las 76 muestras que se levantaron en el vehículo, confirmen esa hipótesis. Las muestras se compararán con el ADN de Muñoz.

El auto fue trasladado hasta Bariloche y peritos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) levantaron las muestras en el auto. La abogada por la querella, Karina Chueri, informó que el auto seguirá bajo custodia de la PSA. Recordó que la querella había denunciado en agosto del año pasado que a Muñoz posiblemente lo habían trasladado en un Chevrolet Onix, gris, cuando desapareció el 14 de julio de 2016.

Los investigadores siempre informaron que a Muñoz se lo vio charlando con el conductor de un Chevrolet Corsa, gris, en cercanías de la comisaría 42, adonde iba a trabajar. Fue la última vez que se lo vio con vida. El 10 de agosto de 2016, policías del COER hallaron el cuerpo de Muñoz, ejecutado con un tiro en la nuca, alas afueras de Bariloche.

Chueri dijo que el fiscal Martín Govetto, a cargo de la investigación, había pedido meses atrás el secuestro del vehículo al juez Bernardo Campana, que dispuso la orden en marzo último. Policías hallaron el 20 de diciembre último el Onix, en un allanamiento que se hizo en un domicilio del barrio Noroeste de Roca, vinculado con una causa por el robo de un cuatriciclo.

Datos
76
fueron las muestras que se levantaron en el vehículo y serán cotejadas por la Justicia.
Buenas noticias cuando se cerró 2017
“Para nosotros cada cosa que va a apareciendo es esperanzador”, afirmó Javier Muñoz, el hermano del oficial Lucas Muñoz, que fue asesinado de un tiro en la nuca.
Dijo que la expectativa es que de las peritaciones pendientes pueda surgir quién estuvo en el Onix. “Tenemos una prueba y es un aliciente”, sostuvo Javier. Dijo que hasta ahora no se sabe cuándo Hermosilla vendió el Onix a la familia de Roca.
Bariloche