El mundo estará mirando

15 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia
Hasta las autoridades de Boca silencian hoy su vieja decisión de abandonar la Bombonera para construir un estadio nuevo y más amplio. Ya lo había querido hacer en los ’70 Alberto J. Armando, cuando soñó construir un estadio en la Ciudad Deportiva que fuera sede del Mundial 78. La Bombonera se llamaba Camilo Cichero pero cambió a Alberto J. Armando por decisión del hoy presidente de la nación Mauricio Macri. Su delfín Daniel Angelici debió revisar su primera idea de mudanza a una nueva Bombonera que tendría dineros de Qatar. Ahora, Boca evalúa si será posible o no ampliar la Bombonera histórica, el estadio que late, que vibra, la caja de resonancia que cobra vida propia cuando Boca juega allí paradas importantes. El mito boquense trasladado ahora a la selección.
Ya aprobada por la Conmebol y la FIFA, la Bombonera deberá mostrar si late, vibra y todo eso, el 5 de octubre ante Perú. Lo que sonaba impensado tiempo atrás hoy es una realidad. La selección de Messi debe aferrarse a un cambio de estadio que intimida para ganar seguridad y evitar la frustración que sería quedar afuera de Rusia. Creíamos que sólo rivales como Colombia o Bolivia apelaban a estadios que, supuestamente, podían otorgarles ventajas extras. Pues no, ahora también Argentina lo hace. Y, hay que admitirlo, tiene algo de atracción ver a Messi y Cía. en un estadio tan mítico.
Está claro que no podrá haber nada que se acerque al gas pimienta. El mundo estará mirando. Una versión indica que hasta el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, aprovecharía una visita que tenía prevista para ir a la cancha. Es decir, se descartan incidentes. Podría aceptarse también que los jugadores, agobiados, crean que pasar del Monumental a la Bombonera los ayudará a sacarse la mufa. Bien, todo puede aceptarse. Pero, experimentados la mayoría de ellos, saben que de nada servirá si no mejoran el nivel individual y colectivo. Dybala tiró una primera autocrítica al admitir que le cuesta cambiar de posición para asociarse con Messi. Se veía en la cancha. Será tarea de Sampaoli asumir acaso el viejo dicho de que los equipos, muchas veces, no se forman con los mejores jugadores. Sino con los que mejor juegan juntos.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección