Energía Mundo pyme

Una apuesta por el gas de las vacas vivas

La compresión y licuefacción del fluido permitiría transportar el biogás tomado de
los desechos orgánicos del ganado. Una empresa líder en el proceso estima que se podría rentabilizar el negocio con animales que se encuentren en establos.

12 oct 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Cincuenta millones de metros cúbicos de gas por día. Una cifra importante, casi lo mismo que produce la Cuenca Neuquina. Sin embargo, este potencial fluido no se encuentra en el subsuelo sino en la superficie.

Claro que para ese recurso se transforme en una reserva habría que aprovechar los desechos orgánicos de cada una de las 50 millones de vacas que hay en el país. Una empresa difícil pero tentadora, teniendo en cuenta que podría producir la mitad del gas que diariamente se produce en las cuencas argentinas.

“De acuerdo a estimaciones propias, considerando el estiércol del ganado vacuno en la región de la Pampa Húmeda, cada vaca podría producir un metro cúbico de gas por día”, asegura Osvaldo del Campo, presidente y CEO del Grupo Galileo. No obstante, aclaró que para que la operación sea económicamente viable se requiere de animales concentrados en tambos o feedlots.

Como ocurre con el gas natural, la compresión permite reducir la molécula de biometano en 250 veces, mientras que la licuefacción puede hacerlo en 600 veces. De acuerdo a cada proyecto, podrá usarse el Bio-GNC para el consumo de vehículos livianos y el Bio-GNL para consumos elevados o de alta potencia, como la generación eléctrica.

“El modelo más viable para el ganado es el del manejo de estiércol de animales estabulados. Los residuos se concentran en un biodigestor, dentro del cual se produce biogás por digestión anaeróbica o fermentación. Su compuesto principal es el metano, al igual que en el gas natural”, precisó.

El biodigestor es conectado a una estación denominada Cryobox-Bio que remueve los componentes nocivos del biogás. La misma puede procesar hasta 500 metros cúbicos por hora de biogás. Luego de este proceso se obtiene el biometano, el cual, por licuefacción se transforma en Bio-GNL. La máxima producción que se puede alcanzar de este producto es de 15 toneladas por día. El proceso es muy similar si se desea producir Bio-GNC.

¿El proyecto es rentable? Del Campo considera que dependerá del objetivo del productor. “Si produce para sí mismo podrá reemplazar alternativas más costosas que debe adquirir en el mercado: diesel para su maquinaria, gas envasado para su vivienda o electricidad de la red. Si la opción es la monetización, el resultado puede ser más interesante a través de la venta directa de Bio-GNL o Bio-GNC”, afirmó.

Señaló que ambos productos pueden transportarse por el sistema de Gasoducto Virtual que la empresa ya implementó para el gas natural. “No se requieren gasoductos convencionales que demanden inversión estatal, el combustible puede llegar a los consumidores a través de los caminos existentes con una logística similar a la de los combustibles líquidos. Esta modalidad también puede usarse para llegar hasta los gasoductos ”, indicó.

Juan Pablo grigioni
jpgrigioni@yahoo.com.ar
En números
50.000.000
de metros cúbicos diarios podría obtenerse de los desechos orgánicos de las cabezas de ganado del país.
15 toneladas
de Bio-GNL por día puede generar un biodigestor conectado a un Cryobox-Bio.

El Grupo Galileo comenzó sus actividades en la década del ’80 y fue pionero en el país en el desarrollo del gas natural comprimido para consumo vehicular. Luego fue evolucionando hasta convertirse en referente mundial para la cadena de valor del gas.

Con una facturación estimada en 150 millones de dólares para este año, inversiones por 120 millones de dólares para 2018 y un plantel de 300 empleados, tiene sedes en Argentina, Estados Unidos e Inglaterra y sus productos están presentes en 70 países.

El grupo comenzó a incursionar en la tecnología del biogás y ya tiene experiencia internacional. En Noruega, dos equipos comprimen biometano emanado de lodos cloacales y que sirve luego como combustible para la flota de vehículos livianos de una compañía intermunicipal de provisión de agua corriente.

En Italia se encuentra n desarrollando una planta de biogás con licuefacción. “El proceso permitirá obtener gas biometano licuado (Bio-GNL) con la misma tecnología de producción de GNL que estamos aplicando en pozos no conectados de hidrocarburos en Estados Unidos”, precisó Osvaldo del Campo.

Del Campo asegura que están en la tercera etapa del desarrollo del gas (Gas 3.0), caracterizada por la producción distribuida de GNL y el Gasoducto Virtual. “Es la etapa del aprovechamiento del gas disperso. Nuestros equipos productores se pueden trasladar de un punto a sin requerimientos de obra civil o gasoductos”, señaló.

Corresponsalía Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección