Cierran los mercados a Brasil por el escándalo de las carnes adulteradas

China y Chile le bajaron la persiana al ingreso de carne vencida. La Unión Europea le impuso restricciones. El gobierno de Temer pugna por atemperar las duras consecuencias, pero funcionarios de Agricultura están involucrados por no controlar.

21 mar 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Brasil sufrió ayer represalias comerciales por el escándalo causado por supuestas adulteraciones en productos cárnicos para el consumo humano, luego de que China y Chile cerraran sus mercados y la Unión Europea (UE) impusiera restricciones.

El caso golpea de lleno a dos gigantes del sector, JBS y BRF, que buscaban tranquilizar a los consumidores y limitar sus pérdidas en la bolsa, mientras el gobierno pugnaba por atemperar las consecuencias para un sector clave de la economía, en recesión desde 2015.

Este nuevo revés se produce en momentos en que Brasil enfrenta las revelaciones del gigantesco esquema de sobornos en la estatal Petrobras que involucró a las mayores constructoras del país y golpeó a buena parte de su élite política y empresarial.

La crisis causada por el “Operativo Carne Débil”, que lanzó el viernes la Policía Federal, golpea al gobierno de Temer afirmó que “el gobierno reitera la confianza en la producción nacional”.

Los gigantes JBS y BRF, que están entre los frigoríficos más importantes del mundo, fueron acusados de integrar una organización mafiosa que vendía carnes vencidas y hasta de reses muertas por dolencias al mercado externo e interno.

JBS y BRF adulteraron las mercancías con la complicidad de fiscales del Ministerio de Agricultura, cartera al frente de la cual está Blairo Maggi, quien fue elegido para el cargo por ser empresario del agronegocio, un renglón crucial para la economía y en el cual Temer confiaba como palanca para salir de la recesión.

Esta semana, las malas noticias fueron encabezadas por el anuncio de que China resolvió frenar el ingreso de cortes brasileños a la espera de explicaciones detalladas sobre el caso. Brasil es el mayor exportador mundial y China su segundo cliente de carne vacuna y aviar.

Poco después, Chile –sexto importador de carne roja brasileña– también decretó un bloqueo temporal.

Los medios brasileños indicaron que Corea del Sur suspendió las importaciones de pollos, aunque el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento de Brasil, dijo que Pekín había sido el único en emitir un comunicado oficial de la veda.

La Unión Europea pidió a Brasil “que elimine de inmediato” a los establecimientos implicados en el escándalo de la lista aprobada por la UE.

“Estamos en proceso de asegurar que cualquiera de las plantas implicadas en el fraude sea suspendida de exportar a la Unión Europea”.
El comunicado emitido ayer por el bloque europeo.
Un sector clave
La industria cárnica es uno de los pilares del sector primario brasileño: en el 2016, las exportaciones de carne de pollo superaron los 5.900 millones de dólares y las de carne bovina llegaron a 4.300 millones, según datos del Ministerio de Desarrollo y Comercio Exterior (MDIC).
Brasilia