En pleno escándalo, Temer invitó a embajadores a comer una parrillada

Reunió a representantes de los principales mercados para tranquilizarlos y garantizarles que no hay riesgos con el consumo de carne brasileña.

La Policía investiga el supuesto pago de sobornos de frigoríficos a inspectores sanitarios para autorizar la venta de alimentos no aptos para comer.

19 mar 2017 - 22:50
Comparte esta noticia

El presidente brasileño Michel Temer afirmó ayer que el escándalo de la carne está limitado a unos pocos establecimientos e invitó a los embajadores de los principales mercados del país a cenar en una “churrascaria” (parrillada) de Brasilia.

“Quiero invitar a todos al salir de aquí (...) a una parrillada, para comer carne brasileña”, declaró Temer al abrir la reunión con los diplomáticos. “Si aceptaran la invitación, nos harían muy felices”, agregó.

La Policía Federal (PF) destapó el viernes un esquema en el que inspectores sanitarios supuestamente recibían sobornos de los frigoríficos para autorizar la venta de alimentos no aptos para el consumo.

Más de 30 personas fueron detenidas hasta el momento, tres frigoríficos fueron clausurados temporalmente y 21 se hallan bajo investigación. Entre los sospechosos figuran empresas como JBS, BFR y Peccin, pesos pesados del país, primer exportador mundial de carne bovina y avícola.

“La manera como se dio la noticia pudo haber creado una preocupación muy grande, tanto en países que importan nuestra carne como en consumidores brasileños”, admitió Temer, que previamente se había reunido con ministros y responsables gubernamentales de las áreas concernidas y con representantes de los frigoríficos.

“Es importante destacar que, de 11.000 empleados, solo se investiga a 33 y que, de las 4.837 unidades sujetas a inspecciones, apenas hay 21 presuntamente implicadas en eventuales irregularidades. Y de esas 21, solo seis realizaron exportaciones en los últimos 60 días”, expuso.

Para tratar de despejar las amenazas sobre el sector, Temer anunció que el gobierno ordenó “acelerar las auditorías de los establecimientos citados en la investigación de la Policía Federal”.

Llamada de Trump

En medio del escándalo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó por teléfono a Temer y lo felicitó por el ritmo de las transformaciones en el país sudamericano, según informó la estatal Agencia Brasil . El mandatario brasileño mantendrá encuentros la próxima semana con la Cámara Americana de Comercio Brasil-Estados Unidos (Amchan) y con el Consejo de las Américas, en los que reiterará la importancia de los vínculos entre ambas naciones.

El estadounidense, por su parte, reveló que sigue atento los acontecimientos en Brasil. Además, le manifestó su interés en recibir una visita suya en la Casa Blanca.

Por su parte el Ministerio de Agricultura de Brasil anunció ayer que la ingesta de carne nacional no representa un riesgo para la salud pública. En un intento de llevar tranquilidad a los mercados, Luis Eduardo Rangel, secretario de Defensa Agropecuaria de la cartera, dijo que “todos los hechos son preocupantes desde el punto de vista de la corrupción y la organización criminal, pero, desde lo sanitario, estamos muy tranquilos”.

“Si el gobierno tiene explicaciones convincentes, no tendremos perjuicios. Hubo exageración por parte de la Policía”.
Joao Martins, presidente de la Confederación Nacional de Agricultura (CNA).
Brasilia

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección