Trump mantiene el acuerdo nuclear con Irán, pero pone condiciones

El presidente de los Estados Unidos incorporó algunos controles en el acuerdo con los iraníes, uno de ellos es que quiere evitar que los asiáticos puedan construir una bomba nuclear en el futuro. Dispar reacción en los restantes líderes del mundo.

14 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantendrá por el momento en el tratado nuclear con Irán, pero colocó importantes obstáculos que generan un interrogante sobre su futuro. Los aliados europeos tendrán cuatro meses para negociar con EE. UU. una regulación adicional al acuerdo firmado en 2015. El objetivo de Washington es incorporar medidas más duras que las que contempla el actual pacto, para impedir que Irán jamás pueda hacerse con una bomba nuclear.

Trump quiere ver todo ello respaldado por una ley en su país. Irán dejó claro que no va a volver a negociar o modificar el acuerdo, reconocido internacionalmente. La reacción al anuncio del viernes del presidente estadounidense de que daba otros 120 días más a la suspensión de las sanciones contra Irán fue fría.

La Unión Europea (UE) quiere estudiar ahora la situación. “Estamos comprometidos con seguir con la aplicación completa y efectiva del acuerdo”, dijo sobre el futuro del acuerdo una portavoz de Federica Mogherini, responsable de la política exterior de la UE, que ahora conversará con Alemania, Francia y Reino Unido, así como con el resto de los países del bloque.

Estados Unidos suspendió las sanciones desde que las naciones con derecho a veto de la ONU más Alemania llegaron a un acuerdo con Irán sobre su programa nuclear en 2015.

El pacto contemplaba que Teherán iba a desmantelar su capacidad nuclear a cambio de que los países levantaran las sanciones, también EE. UU. Desde entonces el mandatario estadounidense tiene que decidir regularmente si prosigue con el acuerdo.

En Rusia se sumaron las voces que señalan que Estados Unidos no tiene un interés verdadero en seguir con el acuerdo. Washington quiere cambiar el acuerdo con un “bulldozer”, dijo ayer en Moscú el viceministro de Asuntos Exteriores, Sergei Riabkov. El funcionario instó a todas las partes implicadas a seguir con el pacto.

A su entender, Estados Unidos decidió hace tiempo abandonar lo pactado, pero eso sería “un gran error histórico de Washington”, según lo citó la agencia oficial de noticias Interfax.

El presidente se niega hablar con los iraníes
Inmediatamente después del anuncio de Donald Trump iniciaron las elucubraciones entre diplomáticos y politólogos en todo el mundo sobre cómo interpretar las declaraciones del mandatario y su asesor.
Muchos consideran difícil que en 120 días se pueda forjar un nuevo acuerdo que contemple todo el catálogo de demandas complejas y controvertidas que plantea el mandatario estadounidense, ya que además Trump se niega a hablar con el principal implicado, Irán.
La República Islámica es para el presidente un claro enemigo. Considera que Teherán ha formado y equipado a más de 100.000 combatientes que amenazan con destruir todo Cercano Oriente. Asimismo, cree el gobierno actúa contra su propio pueblo.
“La política del presidente Trump constituye el intento desesperado de socavar un sólido acuerdo internacional”,
señaló el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif.
Washington