“El tipo de cambio es una condición necesaria, pero no suficiente”

31 dic 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

En diálogo con Suplemento Pulso, el director del Centro Regional Patagonia Norte del INTA, Carlos Magdalena, dio su parecer en relación al panorama de la fruticultura, y a las necesidades de reconversión tecnológica que presenta la actividad.

PREGUNTA- ¿Cuál es su perspectiva en cuanto a la actividad frutícola?

RESPUESTA- La situación parece nunca visualizar el punto de inflexión. La fruticultura presenta problemas externos de contexto, pero también serias dificultades internas. Desde cuestiones necesarias pero no suficientes, como puede ser el tipo de cambio, hasta cuestiones de tipo estructural mucho más profundas.

P- ¿Cuáles son esas cuestiones estructurales?

R- Hay problemas de calidad, bajos rendimientos, falta de organización para la comercialización de parte de los pequeños productores, análisis de la cadena de costos, la logística de transporte interno y de ultramar, y ausencia de una política activa como país, para promover la fruta al igual que hacen otros países.

P- ¿O sea que la intervención del estado es determinante?

R- Sin duda. El estado es un actor importante. En una actividad donde más del 50% del costo está relacionado con la mano de obra, es evidente que hace falta una política activa. Pero lo que hace falta es una institucionalidad fuerte. Tampoco el estado alcanza por sí solo. Es necesario también un fuerte compromiso de parte de las empresas y de los organismos de ciencia y técnica que garanticen la calidad de la producción.

P- ¿Ayudaría contar con un mejor tipo de cambio?

R- El tipo de cambio es condición necesaria pero no suficiente. Está probado por la experiencia, que hemos tenido etapas de un tipo de cambio mucho más favorable y ello no significó una transformación estructural de la actividad.

P- Más allá de las tensiones estructurales ¿Cuáles son los cambios que necesita la fruta?

R- Solucionados los problemas de contexto y de estructura, la actividad necesita una modernización. Es necesario mejorar la productividad y la calidad, aumentar la proporción de fruta que va a exportación, aggiornar la canasta varietal.

P- Se habla de que esta temporada podría quedar mucha fruta sin cosechar ¿qué opina?

R- Tanto los productores como el arco político, son quienes tienen un mejor panorama de la situación actual. Yo creo que asistimos a un capítulo más de una película que ya lleva más de cinco años, y la amenaza de que la fruta podría quedar en las plantas, termina siendo como una profecía autocumplida. Hay factor que no se puede soslayar, y que no solía ser frecuente en el Alto Valle. Es la secuencia de varios años con fenómenos climáticos fuertes y complicados. Históricamente ubicábamos la zona del sur de Mendoza como la de mayor incidencia de granizo. Quizá por el cambio climático global, hace varias temporadas que el fenómeno azota con fuerza nuestra región.

P- Desde el INTA trabajan insistentemente en la innovación ¿cuál es la mejora tecnológica que podría cambiar la ecuación?

R- Hace años trabajamos en la mecanización de la cosecha. Las plataformas mecánicas desarrolladas en conjunto por el INTA, la Universidad del Comahue y la empresa Pasima, ganaron un premio a la innovación el año pasado y creemos que pueden ayudar a mejorar la calidad del trabajo y la productividad. El trabajador con escalera es un atleta, y siendo un deportista uno pasa a la ancianidad a una edad muy temprano. Con más de 40 años, pesa demasiado cargar una escalera. Sobre la plataforma en cambio, estos operarios tienen mayor capacidad de trabajo, y una productividad muy alta.

P- ¿Qué hace falta para que la herramienta sea masiva?

R- Pasima ya ha vendido unas 30 plataformas, y entendemos que hay otro tanto importadas. Hace falta inversión, y para ello es necesario el financiamiento privado, y fuertes líneas de apoyo a los productores. Sin lugar a dudas, hoy la gran falencia que afecta a los productores de la región, es la falta de capital.

Perfil
Carlos Magdalena
Carlos Magdalena es Ingeniero Agrónomo, egresado en 1982 en la Universidad de Morón, Magister Scientiae en Mecanización Agraria, Universidad Nacional de La Plata y Doctor en Mecanización y Tecnología Agraria, Universidad Politécnica de Valencia.
Además se especializa en manejo mecanizado de cultivos frutícolas, tecnología de aplicación en frutales y ayudas mecánicas de cosecha. Desde mediados de 2017 dirige el Centro Regional Patagonia Norte del INTA.
Corresponsalía Cipolletti
Últimas noticias de esta sección