Camuzzi pide que la tarifa de gas en la región suba 165%

Hoy se realiza en Bahía Blanca la audiencia pública para debatir los ingresos de la empresa para los años siguientes. Proponen un plan de inversiones.

02 dic 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

La empresa distribuidora del gas en la Patagonia, Camuzzi, reclamará hoy, en una audiencia pública convocada en Bahía Blanca, que las tarifas aumenten en el sur del país un 165 por ciento. Es la primera revisión integral de los ingresos de la compañía en más de una década y marca el regreso a la aplicación de las normas de los años 90, que nunca se derogaron aunque no se aplicaran.

Lo que estará hoy en discusión es la porción del precio final de las boletas de gas que corresponden al valor agregado de distribución, que es la porción de la factura que corresponde a Camuzzi, además de un plan de inversiones.

El precio del gas en la boca del pozo, que cuyo crecimiento provocó este año un tarifazo, no forma parte de la actual discusión.

En los hogares de la Patagonia, no obstante, el precio de la factura promedio mensual subiría bastante menos, hasta un 55 por ciento, siempre y cuando la pretensión de Camuzzi termine siendo aceptada por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas).

La empresa pretende que sus ingresos sean de 3.184 millones de pesos en 2017, en parte para hacer frente a los costos de operación y mantenimiento y otro poco para un plan de obras.

Calculan que los atrasos en las inversiones en expansión son de 2.300 millones de pesos. Por eso, proponen la creación en la tarifa de un cargo para financiar obras.

Este año los ingresos de Camuzzi serán de 1.200 millones de pesos, que corresponde a la recaudación lograda con el cuadro tarifario actual. Los 3.184 millones representan entonces un aumento del 165 por ciento.

Como ocurre en el mercado eléctrico, las distribuidoras incumplieron en los últimos años en pago de varias facturas de los productores de gas, al punto que se estima que hoy la deuda con petroleras como YPF, PanAmerican Energy, Pampa, Total o Pluspetrol es de 5.000 millones de pesos.

Fue la manera, aducen las distribuidoras, de financiarse frente al congelamiento de las tarifas que, en el caso de los consumos residenciales, rige desde hace años.

Este 165 por ciento de incremento es un promedio general. En el caso de los hogares, el impacto sería menor. Camuzzi señala en su presentación que si se aprobara su propuesta, los clientes residenciales de la zona de la Confluencia neuquina y el Alto Valle rionegrino pagarían un 55 por ciento más por el gas (de 188 a 291 pesos). Y en zona cordillerana el incremento sería de un 46 por ciento (de 297 a 434 pesos).

Se trata de valores que tienen incluso el subsidio al consumo residencial de la Patagonia que, como tiene financiamiento, no depende de los aportes del Tesoro nacional.

Si se aprueba, se sumará al impacto del tarifazo

El tarifazo que después de decisiones, revisiones y medidas cautelares terminó siendo de hasta el 300 por ciento para los hogares y 500 por ciento en las pymes, corre por un sendero diferente de este aumento que reclama Camuzzi para su área de negocio: la distribución de gas.

Lo que hizo el gobierno cuando aplicó aquel tarifazo no fue mejorar los ingresos de Camuzzi ni de los productores de gas, sino eliminar subsidios que el Tesoro aportaba mes a mes para que el costo real de comprar gas y pagar el transporte no llegue a los hogares del país.

Como se financia con un cargo fijo incluido en las boletas de las cinco distribuidoras del país y sus subdistribuidoras más pequeñas, el subsidio al consumo residencial de gas en la Patagonia no le cuesta nada al gobierno nacional. Aun así, Camuzzi sostiene que el Estado central mantiene una deuda por este concepto con la empresa.

El subsidio al consumo residencial de gas en la Patagonia seguirá cubriendo entre el 50 por ciento y el 75 por ciento de la factura de gas en la zona sur de nuestro país (la ley incluye en el beneficio a la Puna, en Jujuy).

DeBariloche