Apareció un interesado en la planta de agua de Santo Tomás

Una empresa dedicada al rubro invertiría diez millones de dólares para equipar la embotelladora y reactivar la producción en el pequeño paraje.

Trabajan en un convenio de alquiler para darle forma al proyecto, informó el ministro de Producción José Brillo. El Iadep es uno de los principales acreedores.

14 nov 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Maximilien de Hoop Cartier podría desembarcar en Neuquén para quedarse con la joya más preciada: el agua de manantial surgida de Santo Tomás. El empresario, perteneciente al grupo Aguas Primitivas de la Patagonia, sería el encargado de realizar una millonaria inversión para poner a punto la planta, que cerró sus puertas en enero pasado y dejó en la calle a 17 operarios.

La fábrica fue creada hace 29 años y es propiedad de Embotelladora Neuquén SRL, una firma de Néstor García. Está ubicada en el pequeño pueblo del departamento de Collon Cura, a 225 kilómetros de la capital.

Cartier había entablado una relación comercial con García antes del cierre de la planta (ver aparte). Esta vez estaría dispuesto a hacer una apuesta más fuerte.

El ministro de Producción y Turismo, José Brillo, anunció ayer que Aguas Primitivas, cuya marca de exportación es “Patagonia”, estaría en condiciones de hacer una inversión de 10 millones de dólares con el fin de dotar de equipamiento a la embotelladora. La empresa firmaría un convenio de alquiler que incluiría mantener el plantel de trabajadores. Aún no se precisó la fecha del acuerdo.

“Tomamos contacto con un grupo comercializador que estaba vinculado a la empresa Embotelladora de Neuquén, se llama Aguas Primitivas de la Patagonia. Estamos trabajando en un convenio de alquiler por parte de este grupo para recuperar su puesta en marcha y su actividad normal y lo que es la recuperación del trabajo”, aseguró Brillo.

Agregó: “Aguas Primitivas alquilaría el inmueble a los García seria un convenio de alquiler, obviamente la provincia lo que preservaría es la planta en el sentido de que el Iadep es uno de los principales acreedores, entonces eso nos da la oportunidad de tener derecho a la planta y habría que renovar la concesión de agua a favor de Aguas Primitivas. Por otra parte habría que habilitarla desde el punto de vista bromatológico, porque no está habilitada todavía. Después de la paralización de las actividades se terminó la habilitación bromatológica y hay que renovarla”.

Brillo planteó que la provincia “daría garantías de que la planta va a funcionar sin restricciones por parte de los acreedores”.

No es la primera vez que el gobierno interviene en un conflicto de esta naturaleza. Ya lo hizo con las obreras de Textil Neuquén, que luego de diez meses lograron volver a producir.

Apogeo y crisis
1988
Inauguración de la planta con el nombre Barda Santo Tomás SA. En la década del 90 pasó a manos de Néstor García.
17
son los trabajadores que quedaron en la calle tras el cierre de la embotelladora.
397
son los pobladores que viven en Santo Tomás. El pequeño pueblo se creó en 1975 por decreto del exgobernador Felipe Sapag (MPN).
Carta de presentación
de la empresa
Aguas Primitivas de la Patagonia SA es la empresa interesada en la planta de Santo Tomás. En su página web se presenta como una compañía “dedicada a la producción y exportación de aguas minerales naturales primaverales de calidad Premium de la fuente más pura conocida hoy en la Patagonia.”
Maximilien de Hoop Cartier es la cara visible de la firma. Trabajó con Embotelladora Neuquén SRL antes de su cierre. En la planta se pueden encontrar algunos de los envases de “Patagonia”, la marca con la que Cartier comericaliza el agua.
Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.