PJ en Río Negro: contener, verbo clave en el idioma partidario

02 ene 2018 - 13:08
Comparte esta noticia

Martín Soria no suele reconocer enseñanzas políticas más allá de su padre. Y menos a Miguel Pichetto. Pero en el cierre del 2017 aplicó una máxima del senador, que también fue clave para que el propio Carlos Soria ganara las elecciones del 2011.

Pichetto insistió siempre en la necesidad de cuidar la “estética” del PJ rionegrino. Cambiar la imagen de trifulca por la del orden en los congresos. Evitar las agresiones verbales internas.

Y eso fue lo que ocurrió hace un par de semanas en Roca, cuando el peronismo se reunió para debatir cómo se posiciona un partido que tiene claro el norte en el escenario provincial pero que enfrenta enormes contradicciones en el plano nacional.

“Hace 20 años, este mismo Congreso terminaba a los sillazos”, reconoció la exintendenta de Bariloche, María Eugenia Martini.

La paradoja es que la piedra en el zapato peronista es nada menos que Pichetto.

Los posicionamientos del senador en el Congreso alimentan el sentimiento de repulsión del kirchnerismo rionegrino. No muy lejos está el entorno directo de Soria, que sin militancia fervorosa por la expresidenta también rechaza cualquier gesto favorable al gobierno nacional.

Pero Soria cuidó la estética. Y miró más allá de las pasiones actuales. Allá, en 2019, donde cada uno necesitará del otro para seguir sus caminos. Soria hacia la gobernación. Pichetto por otros seis años en la cámara alta.

Este 2018 será de táctica y estrategia. Se “rasparán” a través de algún concejal o legislador. Pero ellos cuidarán las formas. Uno no quiere jubilación forzosa y el otro sabe –porque lo vivió junto a su padre en el 2003– lo duro que es perder por la dispersión de votos peronistas en listas paralelas.

Por fortuna para el FpV, en la otra orilla no hay menos confusión.

Juntos Somos Río Negro tardó cuatro meses en reaccionar después del derrumbe electoral de las PASO y a principios de diciembre se fijó metas para este 2018. La principal: subir el precio de sus acciones antes de que llegue la ineludible oferta de alianza que le hará el macrismo.

Oficialistas provinciales y nacionales saben que dividir por tres la principal oferta electoral del 2019 sólo beneficiará a Soria.

En consecuencia, el desafío para Juntos en este 2018 no es menor. Si acepta la alianza con Cambiemos, antes que nada tendrá que ensayar un discurso para poner fin a su mensaje “provincialista” fundacional. Y después deberá mejorar la imagen de su gobierno, para lograr peso específico y que en esa eventual confluencia, todos los actores protagónicos de Juntos se sientan contenidos. Porque ante el menor atisbo de ruptura, bien atenta estará la ambulancia peronista para curar esas y otras heridas del pasado.

Juntos Somos
Río Negro se fijó metas para este 2018. La principal: subir el precio de sus acciones antes de que llegue la ineludible oferta de alianza que le hará el macrismo.