Se agudiza el conflicto en el hospital de Roca

El lunes cerró el sector de Admisión y por la rotura de un compresor interrumpieron cirugías programadas. La directora dijo que los servicios están funcionando.

20 abr 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La difícil situación que atraviesa el hospital roquense Francisco López Lima a raíz de la protesta de los trabajadores por el “achique en las horas extras y puntos de guardia” se agudiza y amenaza con poner en riesgo la prestación de otros servicios. Desde el lunes se cerró el sector de Admisión, por lo cual no se están entregando turnos para atención en los consultorios externos, pero ayer se aseguró que “no corren riesgo” las cirugías programadas. Hubo una falla en un equipo hospitalario, pero será reemplazado, se apuntó.

“Hoy hay gente de ATE en los diferentes servicios que no está trabajando, pero no son todos y los servicios están funcionando”, sostuvo ayer la directora del hospital roquense, Ana Senesi.

La bioquímica reconoció que el área de Admisión del centro no está atendiendo y esto ocasiona trastornos porque “muchos médicos no pueden atender ya que no pueden acceder a las historias clínicas, pero otros sí”. Inclusive, indicó, “tenemos reclamos de los médicos para que tratemos de solucionar estos inconvenientes”.

Ayer, en medio del paro de ATE, se evidenció un funcionamiento anormal del nosocomio, aunque los pacientes que se acercaron al centro fueron atendidos por Guardia. “Yo vine por un problema, sabía que no estaban atendiendo (por consultorios) pero fui a la Guardia y me vio un médico”, comentó ayer Delia, una joven que llegó al López Lima junto a su pequeño bebé.

“La gente ya sabe de esta medida y por eso no hemos tenido muchos reclamos, pero lo estamos hablando con Legales –advirtió Senesi– porque nos preocupan las medidas. Si tenés un estado de asamblea de 8 a 10 después tenés que trabajar. Sino es injusto para los pacientes”.

El vacunatorio y los Centros de Salud también mantienen las puertas abiertas, se informó.

ATE denunció que se interrumpieron las cirugías programadas por el funcionamiento anormal del compresor de aire. “El hospital cuenta con dos bioingenieros, profesionales que están capacitados para resolver todos los inconvenientes del equipamiento hospitalario. Sin embargo, el gobierno decidió que no hagan más guardias. Ahora, nuevamente se perjudica el pueblo y se benefician los privados porque, en lugar de atenderse en el hospital, todos los pacientes para cirugía deben ser derivados a clínicas y sanatorios”, criticó la dirigente Zulma Dávila.

Senesi aclaró que si bien hubo una falla en el funcionamiento del compresor, “se reprogramaron algunas cirugías” y desde el gobierno provincial se adquirió un nuevo equipo. “Se resintió un poco el área de esterilización, pero buscamos una empresa que esterilice los materiales y hemos pedido colaboración a hospitales vecinos”, agregó la directora, por lo cual se “normalizó la atención”.

“Lo estamos hablando con Legales porque nos preocupan las medidas. Si tenés un estado de asamblea de 8 a 10 después tenés que trabajar”.
Ana Senesi, directora del hospital López Lima.
Roca

Últimas noticias de ésta sección