20.000 troncos forman las paredes de este club house



#

Este club house cordobés se encuentra ubicado en la Estancia La Paz, ícono de la arquitectura argentina del siglo XIX. Su dueño era el entonces presidente de la nación Julio Argentino Roca, y su vida social giraba alrededor del lago artificial, y de su parque, el cual fue diseñado por el arquitecto paisajista francés Carlos Thays.

“A la hora de diseñar el club house de la estancia el peso de la historia del lugar jugaba un papel central. La idea fue no competir con lo existente sino, por el contrario, diseñar un edificio que se mimetice con el entorno y pase lo más desapercibido posible”, afirman los arquitectos Lucio Morini, Sara Gramática y Jorge Morini, los protagonistas de uno de los estudios de arquitectura ydiseño más importantes de Córdoba.

El proyecto tenía que albergar una cafetería, vestuarios y una oficina administrativa. La estrategia fue fragmentar el programa en tres volúmenes, generando una especie de pueblito con terrazas y distintos accesos, creando una gran variedad de situaciones espaciales.

El mayor problema a la hora de construir era logístico, ya que la estancia se encuentra en una zona campestre alejada de la ciudad de Córdoba. “Por ello se decidió que la mayor parte fuera realizada por construcción en seco, siendo toda la estructura metálica abulonada y producida en taller, para simplificar el montaje en el lugar y así acortar los tiempos de obra”, comentan los arquitectos.

El otro gran desafío fue desarrollar la totalidad del cerramiento con más de veinte mil troncos de distintas especies y tamaños que había en el lugar. Para que la humedad no los descomponga, se sacó toda la corteza manualmente, se elevó el edificio un metro del suelo y se separaron los muros de troncos veinte centímetros de la envolvente del edificio para permitir que el aire circule libremente.

Para potenciar el paso de la luz por los muros perforados, se decidió que todas las paredes internas fueran de vidrio translúcido, generando un juego que cambia durante el transcurso del día y del año. Así como el edificio lleva la luz a su interior durante el día, a la noche se produce el efecto contrario, es el edificio el que expulsa la luz artificial a través de su envolvente de madera.

Detalle de cómos e apilaron los troncos en los muros.

Colaboró en este proyecto Julia Garayoa y asesoraron los arquitectos Daniel Guerrero, Luciano Bonelli, Florencia Tremsal y Juan Pablo Ramírez; el escultor Víctor Barrera; el ebanista Tihomir Kourdov y la paisajista Ernestina Anchorena.

Detalles últimos de esta obra que nos fascinó tanto en “Propiedades Río Negro” . En el interior para los pisos, cielorrasos y revestimiento de baño se utilizó madera de eucalipto grandis. Los muebles interiores son de madera compensada de eucalipto y los decks exteriores de eucalipto grandis. Toda la madera fue protegida con impregnante color cristal.

Más sobre esta obra

La cafetería, bien escenográfica.

El gran desafío de las fachadas exteriores fue desarrollar la totalidad del cerramiento del edificio con más de 20 mil troncos de distintas especies y tamaños.

Acceso al vestuario, una de las áreas del club house.

Datos

Superficie cubierta: 175 m2
Autores: Lucio Morini, Sara Gramática y Jorge Morini.
Ubicación: Pueblo Estancia La Paz, en Córdoba.
Fotografías: Gonzalo Viramonte
Sitio: moriniarch.com
El gran desafío de las fachadas exteriores fue desarrollar la totalidad del cerramiento del edificio con más de 20 mil troncos de distintas especies y tamaños.

Comentarios


20.000 troncos forman las paredes de este club house