Propiedades

¡A cosechar agua de lluvia! Enseñan a construir cisternas de placas en Roca

Recuperar este recurso escaso es una de claves de la nueva urbanidad. Cómo surgió esta iniciativa.

Esta semana terminó el dictado del primer taller teórico-práctico de Cosecha de agua de lluvias y construcción de cisternas de placas en Roca, dirigido a organizaciones de productores y referentes de instituciones y barrios para que luego puedan ellos posibilitar el acceso al agua en los lugares donde escasea este recurso. Una de las claves del nuevo urbanismo pasa justamente por esta acción: recuperar el agua tantas veces se pueda del mejor modo.


En plena construcción de una cisterna, en el parque industrial de Roca, a la vera de la ruta 6.

Las cisternas de placas son reservorios de agua potable que permiten mantener la calidad de la misma en óptimas condiciones debido a su diseño y los materiales con que se construyen. Tienen la ventaja de ser de fácil construcción con materiales sencillos como arena, piedra, cemento, hierro y alambre.


Este sistema constructivo nace en el territorio semiárido brasilero donde las mismas comunidades de esa región lo diseñaron y adaptaron hasta encontrar el mejor sistema constructivo a muy bajo costo y alto grado de eficiencia de almacenamiento. Es así como lograron crear más de un millón de cisternas de placas.


El Taller de Cosecha de Agua de Lluvia y Construcción de Cisternas de Placas es una iniciativa coordinada por el Municipio de Roca, a través de la Secretaría de Producción y Desarrollo Sostenible (USEP y Parques Industriales), en articulación con el INTA, IPAF, Secretaría de Agricultura Familiar, Cooperativa de Ladrilleros y UOLRA.

En Argentina a través del Programa Pro Huerta se construyeron 4000 cisternas en distintos puntos del país. La autoconstrucción y la transferencia de la técnica hacen de un excelente sistema para implementar y replicar, no solo para la cosecha de agua de lluvia sino para lugares donde el recurso es un bien escaso.

En Roca, por iniciativa del municipio a través de la secretaría de Producción y Desarrollo Sostenible se visualizó la necesidad de la construcción de la primera cisterna en el parque ladrillero. Es por esto que se articuló a través de la USEP el armado de la construcción de la primer cisterna y del dictado del curso, asumiendo la comuna todos los costos de la actividad y de los materiales de construcción, tanto de la primer cisterna como de otras dos cisternas previstas en dos barrios de esta ciudad.


14 personas fueron las que finalizaron la capacitación. El municipio roquense destacó que gracias a su activa y comprometida participación se logró materializar la construcción de la primera cisterna en el parque industrial local.

Hasta el momento la cooperativa de ladrilleros radicados en el Parque Industrial, a la vera de la ruta 6, cuenta con el aporte de los camiones del municipio para el aprovisionamiento y llenado de los pisaderos, insumo elemental en la fabricación de ladrillos artesanales. La construcción de las cisterna les permitirá contar con un almacenamiento adecuado para la logística de fabricación y se realizará la conexión con la red de agua del parque y se complementará con la cosecha de agua de los techos de una futura edificación que realizaran los ladrilleros.


La idea es que una vez que se concluyó la etapa de aprendizaje luego pueda replicarse la experiencia en otros espacios de enseñanza y producción.


El INTA, la secretaría de Agricultura Familiar y Desarrollo territorial de Neuquén venían trabajando desde el año pasado en la construcción de estas cisternas de una capacidad de 16.000 litros en zonas rurales sin acceso al agua y con el principal objetivo de recolección de agua de lluvia o aprovechamiento de vertientes.

En este caso los técnicos del INTA, Vicente Buda y Maira Guiñazú; Daniel Gómez de la secretaría de Agricultura Familiar, campesina Indígena de Neuquén y Florencia Pasetto, de la secretaría de Desarrollo Territorial de Neuquén llevaron adelante la capacitación sobre dos grupos de trabajo, en dos turnos, para poder cumplimentar con el protocolo sanitario correspondiente. Los grupos estuvieron conformados por la cooperativa de ladrilleros del Parque Ladrillero nucleados en UOLRA, un grupo de vecinas del barrio Fiske Menuco y de Quinta 25, más miembros de la secretaría de Obras Públicas del municipio y de Consejo de la Mujer de Roca.

“De esta forma se pretende poder replicar con los primeros participantes la técnica en los barrios donde el acopio de este recurso es indispensable. El trabajo conjunto de los beneficiarios y de los técnicos, el intercambio de saberes y el esfuerzo se ven reflejados en esta experiencia y son muy valorados por los y las participantes”, afirmó Mario López, secretario de Producción y Desarrollo Sostenible de la comuna roquense.


Comentarios


Más Especiales

¡A cosechar agua de lluvia! Enseñan a construir cisternas de placas en Roca